Nos quisimos reunir para seguir creando conciencia en relación al ASI (abuso sexual infantil) como lo venimos haciendo desde hace 5 años, en esta oportunidad también lo hicimos para abrazar a otra familia de nuestra ciudad que está atravesando el infierno de asumir que unos perversos hayan dañado, no sólo el cuerpo, sino también el corazón y el alma de uno de sus niños.
Deseamos hacer extensivo el agradecimiento a los medios de comunicación locales, de la ciudad de Seguí y de la ciudad de Paraná que estuvieron presentes en la convocatoria y en la concentración; muchas gracias por ayudarnos a crear conciencia y por hablar de lo hay que hablar. Le decimos gracias también a los pastores de las Iglesias Evangélica del Río de la Plata y Congregacional por la presencia y por las hermosas palabras vertidas, gracias a los Concejales de ambos bloques que se hicieron presentes, muchas gracias a Nico Schmunck y Sonido Rayser por la ayuda, al grupo ASÍ BASTA de la ciudad de Paraná por el apoyo, a Hernán Rausch por sus reconfortantes y cálidas palabras y al Presidente de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata Pastor Alejandro Schmidt y nuevamente GRACIAS  a los vecinos y vecinas de nuestra ciudad que respondieron a la invitación.
Luchar contra este flagelo es una tarea constante y diaria que se hace en todos los ámbitos en que nos movemos todos los días de nuestras vidas, así de profundo es el daño que nos causaron y por ello, así de grande es nuestro compromiso para que ningún niño, niña o adolescente más sea violentado en su integridad. Aún así no alcanza.

Es necesario que el compromiso por educar, por hablar y no tapar el tema, es necesario que ENTRE TODOS cuidemos a nuestros gurises, apelamos a cada uno y cada una para seguir mirando con atención lo que pasa, apelamos a las instituciones educativas, religiosas, deportivas y culturales que contengan a niños, niñas y adolescentes, es urgente que TODOS JUNTOS podamos hacernos responsables de garantizar una niñez y una adolescencia plena a cada gurí de la comunidad, no los perdamos de vista porque aunque parezca lo contrario, ellos esperan de nosotros los adultos la protección y el cuidado para crecer felices y plenos.

Puede ser una imagen de 8 personas, niños, personas sentadas y personas de pie