Se trata de una estufa de secado-esterilización de 96 litros de capacidad con controlador electrónico digital. Su adquisición permitirá al servicio ahorrar tiempos esterilizando en el mismo lugar el instrumental y los materiales utilizados.

La esterilización es un método que destruye esporas y cualquier forma de vida microbiana mediante una elevación de la temperatura en un corto período de tiempo sin dejar residuos tóxicos en la superficie. En el ámbito sanitario es de vital importancia ya que la utilización de instrumental o materiales contaminados podría provocar serios problemas de salud a los pacientes.