Al momento de hacer uso de la palabra el concejal Simón Pérez dejó constancia «de lo desproporcionados que resultan los sueldos previstos para la planta política mientras que todavía se mantiene la figura del jornalero con ingresos que no alcanzan la canasta básica alimentaria» expresó; también se hizo referencia al sideral incremento del propio presupuesto que tiene un aumento de casi el 80% respecto al de este año.
La edil Nadia Verrúa a su tiempo hizo mención al desconocimiento del ejecutivo respecto a la Ordenanza sancionada este año que prevé el pase a planta de un porcentaje de empleados con discapacidad desoyendo lo previsto en la norma votada por unanimidad en el cuerpo legislativo local.
Desde el Bloque opositor se espera que se puedan revisar algunos puntos de la Ordenanza de presupuesto para el año próximo por considerarlos desproporcionados en relación a la realidad que vive la mayoría del pueblo de la ciudad si se tiene en cuenta que el sueldo del Presidente municipal llega casi a los $500.000 (medio millón de pesos) y el de un secretario a 3250.000 (cuarto millón de pesos).