Caso contrario, los empleados de la Coooperativa procederán a retirarlos y depositarlos en la oficina comercial de la localidad correspondiente, a la espera de ser retirado por algún responsable.

La presente es una medida de seguridad, que al cumplirse construye no sólo a mantener la continuidad del servicio de energía eléctrica, sino también a preservar lo más importante y preciado: la vida de los ciudadanos.

“Colaboremos entre todos para prevenir todo tipo de riesgos y evitar los numerosos inconvenientes que puedan presentarse a causa de las sacudidas que reciben los conductores y/o elementos sensibles por la acción del viento sobre los carteles. Agradecemos desde ya todas las muestras de colaboración de la comunidad”, señaló la Cooperativa en un comunicado.