Justo  a una semana  del otro hecho  en el mismo  lugar  , donde también robaron cables y  fichas  , la historia vuelve a repetirse  y lógicamente crece  la bronca de los camioneros , tanto por lo que  está ocurriendo , como así también por el costo  que deben afrontar para el arreglo de las instalaciones.