Los síntomas de esta enfermedad son: diarrea, nauseas, vómitos, dolor abdominal, fiebre y debilidad muscular, hinchazón de párpados y picazón. Cuanto más temprano se detecte, más rápido y efectivo es el tratamiento, ya que una vez instalada la enfermedad en el organismo, no puede eliminarse.
Desde el Área, se anuncian las siguientes recomendaciones a los fines de evitar la triquinosis recordando que la salazón, el ahumado o la cocción con microondas no matan al parásito.
Productores:
• Mantener los establecimientos en buenas condiciones higiénicas.
• Alimentar adecuadamente a los animales.
• Combatir roedores y eliminar los residuos.
• Evitar que los animales estén en contacto con los desperdicios.
• Realizar el control sanitario a los porcinos.
Consumidores:
• Comprar chacinados en establecimientos habilitados, y que presenten buenas condiciones de higiene.
• Verificar que los productos derivados de la carne de cerdo tengan una etiqueta que certifique su origen, de esta manera sabríamos que han sido sometidos a control sanitario.
En el hogar:
• Realizar el lavado correcto de manos y mantener la higiene durante la manipulación.
• Cocinar correctamente la carne hasta que su interior pierda el color rosado para evitar la transmisión de la enfermedad.
En caso de notar alguno de los síntomas después de haber consumido chacinados de cuya procedencia no se esté seguro, se debe concurrir de inmediato un centro de salud para, en caso de confirmar el contagio, iniciar el tratamiento antiparasitario de lo antes posible.