Priscila Metz, de 25 años, fue atacada por su ex pareja quien le arrojó aceite hirviendo en el rostro, le rompió el celular con una maza y le quebró sus anteojos. La víctima había ido hasta la casa de su ex pareja, con la que tienen un hijo en común de 5 años, el lunes a la mañana para recibir el dinero de la cuota alimentaria y fue ahí cuando el sujeto la agredió e intentó matarla.

Según había informado la policía de Viale, Metz era víctima de violencia de género por parte de su ex pareja y no era la primera vez que sufría agresiones.

La chica, afortunadamente, fue dada de alta el pasado martes y se recupera en la casa de sus padres.

El abogado Marcos Rodríguez Allende se constituirá como querellante en la causa, en las próximas horas.

El letrado habló con Códigos y dio detalles de los violentos hechos que acontecieron antes de que la chica terminara lesionada por su ex pareja.
“En horas de la mañana del lunes, Aguilar la llama a Priscila para que vaya a retirar el dinero de la cuota alimentaria. A Priscila le sorprendió porque él nunca la había llamado para ir a buscar ese dinero. Ella no pensó en el entramado que había detrás de todo esto. La hace ir hasta dónde él vivía. Ella estaba con su hijo pequeño, él le dice que pase, ella no quería entrar. Acá tenemos el segundo elemento que nos hace pensar que esto estaba fríamente premeditado”, mencionó a Códigos, Rodríguez Allende que ya ha tomado conocimiento de los hechos que se enmarcan en la causa.

De la misma manera, prosiguió: “Él la hace pasar diciéndole que no sabía cómo confeccionar el recibo por el dinero que le iba a dar de la cuota alimentaria con la que nunca había cumplido. Ella fue engañada por él que la hizo entrar al domicilio. En la cocina había una sartén que estaba hirviendo. Mientras ella se puso a confeccionar el recibo que Aguilar le había pedido, él lleva su hijo al living, le prende el televisor para que vea dibujitos animados, busca la sartén y se la tira a la cara, ojos y cabeza a la joven. Esto le produce lesiones. Ella empieza a pedir auxilio. Le agarra su celular, se lo rompe; luego toma sus anteojos y se los rompe. Cierra la puerta con llave. Priscila comienza a pedir auxilio. Ese pedido es escuchado por el padre de Aguilar que vive en las inmediaciones del lugar”, prosiguió relatando.

El padre de Aguilar, quien se acercó hasta allí al escuchar los gritos es “quien termina abriendo la casa y la chica sale corriendo, con todo el dolor que tenía, con su hijo en brazos. El niño lloraba desconsoladamente. Ella fue hacia la casa de la madre, a dos cuadras del lugar en dónde fue atacada”, hizo hincapié. El hermano de la víctima la llevó al hospital y hasta allí se acercó luego personal de la comisaría de Viale.

El letrado aseveró que este es “un caso de violencia de género, típico de una persona psicópata, perversa, manipuladora. A lo largo de los años de convivencia, ella sufrió distintos tipos de amenazas, distintos tipos de lesiones. Él le decía a sus allegados y amigos que la iba a matar”.

Había una restricción de acercamiento vigente, dictada por la Jueza de Paz de Viale, que Aguilar no cumplió, indicó Rodríguez Allende. Ella fue “porque a ese dinero lo necesitaba” acotó el abogado.

Rodríguez Allende manifestó que ya el fiscal Zoff está en conocimiento de que “me voy a constituir como querellante particular”.

Dijo que si bien las calificaciones legales “en principio, son provisorias, estamos viendo en la apertura de la causa que se está hablando de desobediencia judicial, lesiones graves, amenazas”. Enseguida agregó: “Consideramos que a esta altura de las circunstancias y veremos los informes médicos forenses, estaríamos en condición de hablar de una tentativa de homicidio agravado”.

Al fundar su interpretación sobre la carátula, expresó que es calificado, “en principio, por el vínculo, porque había habido una pareja y cuya relación dio como fruto un hijo. Otro agravante más que estamos viendo es el marco de la violencia de género físico, psicológico, que se produce no sólo a Priscila sino también a su núcleo familiar”.

La muerte no se produjo, pero Aguilar iba, con sus acciones, a buscar quitarle la vida a Priscila. Se puede hablar de tentativa de femicidio; esto tiene una pena muy grave, más los riesgos procesales que hay, Priscila está con mucho miedo, su entorno también. Entendemos que esta persona no puede estar ni un minuto en libertad porque los riesgos procesales de entorpecer la investigación, están”, opinó Rodríguez Allende.

Aguilar “permanece privado de su libertad, con custodia, en el Hospital Escuela de Salud Mental. Y lo está de esta manera ya que en la audiencia, él supuestamente sufrió un ataque de pánico, y digo supuestamente porque no tenemos acreditada su situación. Está siendo sometido a diferentes estudios para determinar su estado”.

Y anticipó que cuando venzan los siete días fijados “nos vamos a presentar ante el Juzgado de Garantías y vamos a pedir las medidas restrictivas de libertad, solicitando que esta persona sea trasladada a la unidad penal Nº1, para que no entorpezca la investigación”.

El abogado que se constituirá como querellante aportó que al entrar a las redes sociales de Aguilar, en Facebook, se puede observar en el título de su estado civil que escribió ‘viudo’: Es otro elemento más que viene a reforzar la idea de provocar un femicidio por parte de esta persona. Lo vamos a probar con distintas personas, que indiquen lo que él venía diciendo. Pero además en su Facebook había dada por sentada, la muerte de Priscila”.