En el lugar yacía muerto un animal de la especie equino, macho, castrado, raza mestizo, de pelaje tordillo que según su cronometría dentaria correspondería a un animal de unos 8 a 10 años de edad, que se encontraba en estado de descomposición desde aproximadamente unos diez (10) días de su deceso sin poder determinar la causa de su muerte y sin señas particulares, tatuaje o marca a fuego que denote tenencia de propietario.

Por tal motivo, se procedió a enterrar el cadáver en descomposición dando así, solución a la problemática que perjudicaba a los residentes y transeúntes del sector antes mencionados.

Es importante recordar que la Ordenanza Nº 1059/09 prohíbe la cría, tenencia y faena de animales de corral y/o encierro, los de producción de carne, huevos, leche, miel, etc., como ser: bovinos, porcinos, ovinos, caprinos, avícolas, apícolas, cunículas y otros de características o razas similares, como asimismo de equinos y los que para su crianza, tenencia, encierro o faena impliquen despedir al medio ambiente olores desagradables y perjudiciales para la salud humana con el riesgo de contagiar zoonosis.

Por una cuestión de urbanidad, de respeto hacia el vecino y hacia la salud de todos en general, desde el Municipio se aplicará lo establecido en la Normativa velando por una ciudad limpia, segura y saludable.