Viale : Diez años después … otra  vez  las malditas retenciones

Con ese título Federación Agraria   Argentina , Filial Viale  hizo llegar  a este medio un  duro documento  referido a  las  retenciones ,  el contenido del mismo …..

Diez años después… otra vez las malditas retenciones Pasaron diez años desde aquel 2008 en el que los productores agropecuarios, con el apoyo de gran parte de la sociedad argentina, le pusieron freno a la famosa «resolución 125» que trató de Implementar el gobierno  de Cristina Fernández de Kirchner.

Corrió mucha agua bajo el puente desde aquel entonces. Si bien Cristina consiguió su reelección en el 2011, el posterior triunfo que colocó a Macri en la conducción del país generó nuevas esperanzas y expectativas en gran parte del sector productivo nacional. Al poco tiempo de asumir, Macri cumplió con algunas de sus promesas de campaña y el campo argentino le respondió sin titubeos: un aumento de 132% en la producción de trigo, un aumento de 20,3 millones de toneladas en 2015 a 49,5 en 2017 en cuanto al maíz, y también se incrementaron las producciones de carnes, leche y sus derivados.

Ahora otra vez las malditas retenciones… Nuevamente vuelve la desesperanza y la desazón a gran parte del sector productivo nacional. Otra vez tras levantarse en la mañana, se mira al campo con ganas de no hacer nada, vacíos de incentivos, sabiendo que el fruto de cada esfuerzo que se realice va a parar a las arcas del Estado para tapar agujeros de una crisis producida por la inoperancia de un equipo de gobierno ineficiente e incongruente, que heredó un país devastado y saqueado, pero que en casi 3 años de gestión no logró resolver NADA.

Otra vez se asfixia con tributos al sector productivo (campo, industria, servicios) ¿Y el resultado? El mismo de siempre: pérdida de fuentes de trabajo genuinas que el Estado tendrá que absorber vía empleo público o ayudas sociales. Tal y como se hizo en el gobierno anterior, continuamos alimentando el circulo vicioso en el cual un sector cada vez menor de trabajadores del sector privado debe mantener una inmensa masa de asalariados del Estado, alejando así a la Argentina de la prosperidad y guiándola hacia la inviabilidad.

Nuevamente se trata por igual a quienes son estructuralmente distintos, y lo repetimos hasta el cansancio, porque no se puede gravar con la misma alícuota a un pequeño productor arrendatario que a un gran terrateniente. No es lo mismo un productor de granos de Salta, que debe pagar miles de kilómetros de flete, y uno que siembra a SO kilómetros del puerto.

La desfachatez de los políticos que pretenden explicar lo inexplicable y defender lo Indefendible parece no tener límites, manifiestan incongruentemente que lo que antes era malo ahora ya no lo es, que lo que alguna vez fue dañino para el campo ahora es inocuo. Los intendentes de nuestros pueblos que en silencio convalidan un nuevo saqueo a los pueblos del Interior, como lo denunciaba a viva voz Alfredo De Angelis en el 2008. ¡Despierten señores  intendentes l Ese dinero no circulará en los comercios de nuestros pueblos, tampoco vendrá como coparticipación ni como ayuda social. Ese dinero va destinado a engrosar las billeteras de la timba financiera y no se ve ninguna acción del gobierno para evitar esto en el futuro.

Sólo se ve el volver (otra vez) de las ¡Malditas retenciones !