Las múltiples comunidades religiosas que habitan nuestro país y la región, han sido fundamentales en la construcción cultural e identitaria de nuestra sociedad. En sus diferencias, divergencias y puntos de encuentro se explican elementos fundamentales de los lazos solidarios de nuestro pueblo y del diálogo democrático esencial para la consolidación del sistema de convivencia justo e igualitario.

En nuestra ciudad, cada religión y su comunidad ha tenido un papel fundamental, siendo partícipes en la construcción de la localidad y caminando juntos desde los inicios de la misma.

A continuación se dará a conocer información de la Iglesia Católica – Parroquia Santa Ana:

Desde 1908 la parroquia de Crespo visitaba a los pobladores de la zona pero oficialmente recién en 1922 el padre Vicente Weninges realizó los primeros encuentros en la Cooperativa Centenario, en inmediaciones al paso a nivel de Av. San Martin. También se realizaron las primeras confirmaciones en los galpones de don Aurelio Blas Croce con la presencia del obispo de Paraná Monseñor de Carlo.

Luego de haberse materializado la donación del terreno el 30 de diciembre de 1921 entre la señora Julia del Carril y el Arzobispado de Paraná, se le informa al obispo diocesano Monseñor Abel Bazán y Bustos, que con fecha de 4 de octubre de 1922 fue colocada la piedra fundamental de la futura iglesia donde actuaron como testigos de tal ceremonia Aurelio Blas Croce y Mateo Bruno junto a sus esposas.

La mayoría de los habitantes de la zona eran inmigrantes provenientes de Sambuco, provincia de Cuneo al norte de Italia donde justamente la patrona era Santa Ana por tal motivo se cree que esta fue la advocación elegida para la futura construcción. En 1924 se inicia la excavación de los cimientos realizados por don Juan Vidoz, que junto a Rodolfo Cargnel concluyeron la obra que consistía en un salón y dos habitaciones laterales en el extremo sur. La imagen de  Santa Ana fue traída desde Italia y ubicada en el altar mayor, que junto a los altares del Calvario y  del Sagrado Corazón ubicados a los laterales fueron donados por las familias de Catalina de Trocello y Rosa de Gieco.

El 14 de julio de 1925 Monseñor de Carlo bendice la ya culminada Iglesia Católica de Viale y días después el 26 de Julio de ese año se celebra la primera fiesta patronal.

El padre Enrique Moeller que venía desde María Grande era el encargado de dirigir las iglesias de Viale, Cerrito y Seguí, estas dos últimas llevaban como patrona a la señora de la Merced por tal motivo Moeller pretendía que Viale también tuviera como patrona a dicha Virgen hecho que no ocurrió y provoco cierto resentimiento de su parte, quien se trasladó a Seguí y se llevó consigo candelabros, manteles de los altares, además del libro de Bautismos de la Capellanía de Viale, que contaba con los registros de nacimientos desde el 1922. Ese libro permaneció retenido 63 años en Seguí, siendo rescatado por el padre Julio Schroeder en 1988. Por este episodio la Capellanía de Viale quedó suspendida hasta el 12 de abril de 1932 cuando es nombrado el Padre Teodoro Hassel como primer sacerdote estable.

El 26 de julio de 1937 fue bendecida la piedra fundamental del futuro colegio de las monjas bajo la advocación de Santa Teresita del Niño Jesús.

En 1944 asume el padre José Lavini, autor del himno a Santa Ana cuya letra perteneció a José Arévalo. También fue el encargado de inaugurar la gruta nuestra Sra. de Lourdes, que había sido donada por el Dr. Juan Castilla Mira, el 29 de septiembre de 1945.

El 9 de febrero de 1953 ingresa como sacerdote Américo Pezzarini, quien impulsó diferentes obras como la inauguración del colegio parroquial en 1957, con el nombre de José Manuel Estrada. El 26 de Julio de 1958 se ampliaba el salón original del templo y se inauguraba la torre y el reloj que fueron donados por el señor Ángel Lovera.

El 6 de julio de 1958 la Capellanía Viale es elevada de rango a Parroquia quedando como el primer párroco de Viale  Américo Pezzarini.

El 6 de mayo de 1960 Miguel Ángel Schroeder asume como sacerdote de la iglesia, durante su gestión se inaugura la casa de la Hermanas del Calvario y las primeras aulas del colegio.

Desde el 6 de marzo de 1966 ingresa el Padre Luis Kaul que se destacó por las fiestas patronales masivas y la realización de la casa pastoral, el cielorraso y el cambio de piso del templo, junto a veredas externas.

En Agosto de 1985 ingresa como sacerdote Julio Schroeder que junto al  grupo juvenil se encargan de darle forma al Salón Parroquial Don Bosco de amplias dimensiones, y promueve la formación del grupo Scouts Santa Ana.

Desde 1993 y por 24 años de manera ininterrumpida, gracias a un grupo de colaboradores encabezado por Joaquín Sione, se realiza la Fiesta del Agricultor cuyos fondos eran destinados en su totalidad  al mantenimiento de la parroquia.

Desde 1994 se suceden varios sacerdotes que continuaron con la obra de la iglesia entre los que podemos nombrar a Cesar Schmidt, Humberto Santiago Pérez, Alberto AbeIdaño, Leonardo Legrass, Ricardo Abalde, Rodrigo Zabala, Juan Carlos Wendler, José María Bustamante.

A partir del año 2007 es nombrado el sacerdote Sergio Hayy quien junto al grupo de mantenimiento continúa con la realización de obras como el revoque completo de los dos laterales externos, calefacción y renovación del sonido del templo. Se realizan Vía Crucis viviente con una muy buena convocatoria de jóvenes y adultos. Se impulsa también actividades solidarias de los jóvenes misioneros.

A partir del año 2016 asume como sacerdote Walter Fattor quien permanece en dicho cargo hasta la actualidad.

Las misas se celebran los días domingos 17:30 y 19:00 horas, y el resto de la semana se llevan adelante en el horario de las 19:00.

Desde el Municipio agradecemos el recibimiento en cada iglesia y la predisposición de sus integrantes para poder compartir con los vecinos, sus creencias que hoy conforman el panorama religioso de nuestra Viale.