Panorama político provincial : ¿Habrá desdoblamiento de fecha para las elecciones del ‘23?

  La incógnita de las elecciones que se vienen en Entre Ríos, con el gobernador sin reelección y con el peronismo en riesgo de derrota, es un tema a resolver en el oficialismo, mientras todos siguen esperando que el gobierno de los Fernández defina un rumbo.

 

La facultad de separar las elecciones provinciales de las nacionales ha sido una herramienta que los gobernadores han utilizado en función de ciertas conveniencias políticas. Pero en la actualidad, la decisión no es tan simple de resolver y mucho menos en la especulación de los diagnósticos oficialistas y opositores.

En el primer cuatrimestre del año casi todo el arco político entrerriano estaba seguro que Bordet desdoblaría las elecciones, pero para mitad de año empezó a ganar terreno la variante de la simultaneidad electoral, aunque nunca se descartó un desdoblamiento, quizás atendiendo a la eventual escalada de la crisis que forzaría un adelantamiento de las elecciones nacionales.

La unificación resultaría una apuesta a una fortuita recuperación económica por parte del gobierno nacional. Octubre está cuatro meses después de junio, son 120 días más para apostar a que un cambio de clima termine al menos ofreciendo perspectivas de futuro.

Por el contrario, votar en octubre respondería a una necesidad del gobernador Bordet de, ante una probable derrota del candidato que resulte, extender en el tiempo su poder de mando y el financiamiento nacional para la obra pública, como un premio a ese acompañamiento y si es que no cae dentro del ajuste.

En 2019, Bordet desdobló para buscar su reelección, con un gobierno nacional de Cambiemos en crisis y con el peronismo reunificado. Esta vez no va por la reelección; el gobierno nacional en crisis es el de Alberto Fernández; el peronismo no está unido; y JxC lleva para la gobernación a Rogelio Frigerio, el postulante más competitivo y novedoso que ofrece la oposición entrerriana en dos décadas de peronismo. Claramente el contexto 2023 no es el de 2019….

De estos factores, combinados con el tan ansiado freno a la inflación, dependerá la decisión de votar en junio o en octubre, separado o junto a la Nación.

El Gobernador tiene tiempo hasta diciembre para convocar a elecciones separadas de las nacionales, pero la evaluación política sobre la conveniencia de un desdoblamiento debería estar resuelta antes del Mundial de Fútbol, que en noviembre marcará el final del año para la actividad proselitista. Allí deberá decidir también su propia continuidad en la política, decisión que dependerá de lo que aconsejen las encuestas para entonces.