Schneider y Pedro Galimberti dentro de Juntos por el Cambio a nivel provincial. En diálogo con Paralelo 32 se refirió a la actualidad política del radicalismo, de Juntos por el Cambio y del momento político, con tiempos que avanzan inexorablemente hacia las elecciones generales del año próximo.

Calendario electoral

La definición del calendario electoral es fundamental, según Maneiro y depende de decisiones políticas del Poder Ejecutivo Provincial. Ir junto con las elecciones nacionales, juntando listas provinciales con la candidatura presidencial en agosto (PASO) y octubre (general), o desdoblar elecciones y adelantar las provinciales hacia abril (PASO) y junio (general), “El peronismo creía que desdoblar le servía y ahora descubre que no es tan así; por varias razones. Uno, porque no tienen candidato a gobernador, no surge un liderazgo claro; segundo, tienen problemas de definición de candidatos en las principales ciudades. En Paraná podría repetir Bahl, pero en Concordia, Gualeguaychú, C. del Uruguay no. Los actuales intendentes no tienen reelección y no tienen un candidato ‘puesto’. Así pasa en muchos otros lugares, ellos tienen casi 50 municipios”, señaló el legislador.

– El peronismo puede especular con que los libertarios le saquen votos a Cambiemos. ¿Están midiendo el ‘fenómeno Milei’ en Entre Ríos?

— En Entre Ríos no, pero vi una encuesta que claramente está posicionando a Milei como la tercera fuerza nacional. El voto libertario suma un poco de todo, desencantados que no votaron a nadie, incluso votos de izquierda o del peronismo, pero más le roba a Juntos por el Cambio. Es una alternativa del peronismo en Entre Ríos, ellos vienen muy atrás. Salvo la imagen de Bordet, el resto viene muy detrás.

– No tienen figuras…

— Fue una estrategia que les sirvió para sostener a Bordet, pero ahora que viene el recambio, les juega en contra. Entonces, necesitan tiempo y gestión. Han anunciado, al menos, un montón de obras, pero necesitan tiempo. Por eso, la opción de agosto-octubre, junto a la elección nacional, es la que más le serviría al oficialismo.

– Con eso, ¿está reconociendo que a nivel nacional es competitivo frente a Cambiemos?

— Estoy diciendo que, cuanto más estiren el tiempo de gestión, mejor performance pueden tener en las grandes ciudades, como Paraná, Concordia, Concepción. También, rogando que la inflación baje. Es el tema, por lejos, que más preocupa a la gente. Y con una ayudita, que se arme el Partido Libertario que tiene como única posibilidad elecciones unificadas. Si son desdobladas, no va a haber libertarios en la provincia, que acá no tienen basamento o estructura. El peronismo está en una encrucijada.

Interna en Juntos por el Cambio

– Y cuál es la encrucijada de Cambiemos?

— Hoy, hay dos proyectos. Uno la encarna Frigerio y otra con Galimberti y Schneider. No hay opciones de otros dirigentes.

En otro momento de la charla, Maneiro señaló la que considera una diferencia interna importante: “Creemos que en Entre Ríos Cambia, el sector de Galimberti y Schneider, hay una perspectiva más en un sentido de transformación, de rediscutir cuestiones que tengan que ver con la situación de la matriz productiva, cómo administrar los caminos y todo lo que incluye conectividad y posibilidad de desarrollo de regiones que no se pudieron desarrollar aún, como el centro norte. Queremos rediscutir la conectividad del tren de carga, cómo lo conectamos con los puertos. Y la hidrovía; señalando que, sin anunciarlo nunca, el puerto de Diamante, que era de ultramar, pasó a ser un puerto barcacero. Y no entendemos por qué no hay apuesta fuerte al desarrollo turístico de la Costa del Paraná”.

– La última ‘foto’ que existe son las PASO 2021: Frigerio dos tercios, Galimberti/Schneider un tercio. ¿Cómo invierte esos números?

— Es una foto difícil, pero la elección de las legislativas no es la elección general. La gente vota distinto, ahora en los distritos habrá distintas opciones a nivel local y eso tendrá influencia. También, el hecho de que Frigerio esté en la consideración de la gente por tanto tiempo, por un lado le suma, por otro lo desgasta, porque ya pierde la frescura de lo novedoso y le hacen otro tipo de preguntas. Hay posibilidades de discutir democráticamente la coalición, lo que no se ha producido en el armado que se fue dando en 2015.

– Hay una discusión sobre el peso del radicalismo.

— Frigerio ha tenido la habilidad de dividir el radicalismo. Si la UCR estuviese unida en mayor proporción frente a Frigerio, otro sería el panorama. Nosotros estamos en el camino de reunir a los radicales. Frigerio tiene ventaja pero no la tiene ganada todavía.

– En su grupo, ¿cuáles son los candidatos?

— Para la gobernación, o Galimberti o Schneider. Se decidirá en uno o dos meses, como máximo, no veo otras alternativas.

Actividad legislativa

Sobre su actividad legislativa desde fines de 2019 hasta ahora, Julián Maneiro aclaró que “la actividad de un legislador en la oposición no tiene la misma posibilidad de realización que las de un legislador del oficialismo”. Presentó proyectos sobre consorcios vecinales, la reforma de la Ley de comunas, sobre la problemática de los caminos, y sobre DPV, la funcionalización de bienes en desuso. “Al menos, tres proyectos en torno al tema de los caminos, los consorcios, Vialidad Provincial. Es uno de los problemas más importantes en el esquema productivo de nuestra zona”, dijo y continuó: “Tratamos de poner de manifiesto que no hay un proyecto claro del oficialismo sobre los caminos y sobre Vialidad, que tiene una concepción y una estructura burocrática propias de los años cincuenta, en el mejor de los casos; incluso las zonales no responden a la realidad productiva de la provincia. Y no hubo en 20 años, voluntad de modificar, pensar o repensar esa estructura. Por el contrario, los distintos candidatos a gobernador del peronismo peregrinan por el sindicato de empleados viales para lograr el apoyo, por lo cual la principal consigna de la estructura vial va a ser ‘dejen las cosas como están’”.

Agregó Maneiro: “Seguimos trabajando fuertemente en el tema de los municipios. Estamos discutiendo la Ley 10.027. Vemos más posibilidades en que la reforma avance en dos sentidos, sobre controles y transparencia y sobre funcionamiento de algunas instituciones que han tenido algunos problemas, como la figura del vice intendente, los reemplazos y acefalías”.

Futuro político

– ¿Qué se plantea como su futuro político?

— No tengo ninguna definición todavía. Puede ser repetir en lo legislativo, o apuntar en lo local a Crespo, consolidando Crespo Nos Une.

– En lo local, apuntando a la intendencia

— No lo descarto. Pero, para aclarar, eso va a salir del consenso en el Frente Crespo Nos Une. Apostamos a que no haya ningún tipo de disputa, hay un nivel de maduración en el grupo. Va a ser candidato quien esté en mejores condiciones. Pero no me excluyo.

Reducir 30% el funcionariado

“Funcionarios y cargos a nivel provincial sobran. Se podría reducir por lo menos, en un 30% el funcionariado, sin que se afecte ningún tipo de servicios o funciones. Hoy, así como está la Provincia. Hay coordinaciones y subdirecciones y… hoy por hoy, existen muchísimas áreas que solo tienen el presupuesto para el personal que trabaja y ni siquiera tienen asignaciones para realizar actividades. Estuvimos en estos días con la Secretaría de Transporte. No tienen inspectores, ni vehículos, ni medios suficientes para controlar el sistema de transporte de Entre Ríos. Eso no quiere decir que no tengan funcionarios ni empleados. Gran parte del problema del Estado entrerriano es que no tiene capacidad de control. Hace unos meses firmaron convenio Rentas, Vialidad y la Policía. Hasta ahí no estaban coordinadas para controlar lo que circula por las rutas de la provincia. Imaginate, si me para el inspector de Rentas, me controla la carga pero no el carnet habilitante u otras cuestiones, se vuelve una cosa irracional. En definitiva, el ciudadano necesita que el Estado funcione, no importa de qué repartición sea. Para controlar o para dar servicios”.