16.7 C
Viale
viernes, 18 septiembre 2020
Inicio Sociedad La provincia se prepara para la campaña de vacunación antigripal

La provincia se prepara para la campaña de vacunación antigripal

Entre Ríos se prepara para la campaña de vacunación antigripal, en función de poder lograr las metas de cobertura óptimas y respetar los lineamientos preventivos, frente al contexto actual de pandemia de coronavirus. Inicialmente se vacunará al personal de salud.

La ministra de Salud, Sonia Velázquez, manifestó: “En la provincia estamos diagramando el Plan de Vacunación, para ello la Dirección de Epidemiología, a través del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), junto a la dirección General del Primer Nivel de Atención y en coordinación con las otras áreas del Ministerio, se encomendó a la red de atención primaria que organizara un Plan estratégico en sus centros de salud”. Velázquez precisó que esta planificación es desarrollada por cada establecimiento “acorde a su área programática, con la información geolocalizada y nominalizada de su comunidad, identificando primero su población de adultos mayores, embarazadas e individuos con factores de riesgo para desarrollar búsquedas activas domiciliarias y atención programada, en virtud de evitar el desplazamiento de las personas”.

Cabe recordar que días atrás el Ministerio de Salud de la Nación informó que tomó la medida de adelantar la entrega de dosis antigripales a fin de dar respuesta a una vacunación oportuna a todas las personas que integran los grupos de riesgo. Al respecto la Secretaria de Acceso a la Salud de la cartera nacional, Carla Vizzotti, indicó que en esta oportunidad la campaña «estará planificada por las jurisdicciones de una manera particular en este contexto de restricción de la circulación y de replanificación y reorganización de los servicios de salud que incluye a los vacunatorios».

En este marco, desde el PAI se informó que Entre Ríos ya recibió la primera remesa de dosis, que está siendo distribuida en estos días. Actualmente los servicios de salud presentes en todo el territorio provincial están trabajando en la organización que permita llegar con la vacuna a la población objetivo, sin desatender el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, ni las medidas de cuidado tendientes a controlar la circulación del coronavirus. Es en este marco que la aplicación de la vacuna se hará secuencialmente, por etapas, y ya se ha comenzado a inmunizar al personal de salud (dado que mantiene contacto estrecho con pacientes) y luego se avanzará sobre los grupos de riesgo priorizados, de acuerdo a la planificación.

Previsión y organización de los servicios
En la etapa actual de contención del nuevo coronavirus resulta esencial el trabajo de los centros de salud y hospitales en relación a la población de adultos mayores y personas con enfermedades crónicas no trasmisibles. Por eso, ante la necesidad de establecer estrategias priorizadas para el trabajo con la población con factores de riesgo, ya que junto con los adultos mayores constituyen el grupo con más predisposición al contagio de coranavirus, el Ministerio de Salud estableció como línea de acción la Nominalización de Personas con Factores de Riesgo: esto es la identificación de la población que presenta afecciones como diabetes, hipertensión, riesgo cardiovascular, obesidad, EPOC y asma, entre otros.

De este modo, al contar con esta información los equipos de salud pueden diseñar estrategias para garantizar la vacunación de estos grupos de riesgo: búsquedas activas y comunicación, vacunación en domicilio, vacunatorios con horarios diferenciados y turnos programados; y también les permite plani?car la provisión de medicamentos para tratamientos crónicos de tal manera de reducir la movilidad de las personas y así evitar que deban concurrir al centro de salud.

El jefe del departamento inmunizaciones, Claudio Niz, explicó: “Cada establecimiento de salud o vacunatorio debe implementar medidas con respecto a la seguridad de las personas; y se contemplarán distintas estrategias, que definirá cada director de acuerdo a las características de la población a cargo y las posibilidades de su efector”.

Programación de la campaña en etapas
Atendiendo a la situación actual, se prevé llevar a cabo la aplicación de manera escalonada, progresiva y ordenada.

– Como primera instancia, ya se comenzó a vacunar al personal de salud que está en contacto estrecho con pacientes (tales como médicos, enfermeros, radiólogos y demás integrantes de los equipos sanitarios), bajo la premisa de proteger a los trabajadores que pueden estar expuestos al virus de Influenza durante la atención, para que al momento de lanzar la campaña, todos los equipos de salud ya estén inmunizados.

– Posteriormente se vacunará a todos los mayores de 65 años; y a todas las personas entre los 2 y 64 años que tengan factores de riesgo, ya que se trata de la población más vulnerable frente al Covid-19. En esta etapa se iniciará aplicando la vacuna a aquellos adultos mayores que ya estén institucionalizados (en geriátricos o establecimientos de salud) y luego se realizarán las tareas de búsqueda activa.

Cabe aclarar que no existe evidencia que demuestre que la vacuna antigripal genere protección contra el coronavirus, sino que se procederá de acuerdo a esta planificación para evitar que esta población tome contacto con otras personas y que la Influenza no genere cargas de morbimortalidad en estos grupos.

– Finalmente, la tercera etapa de la campaña comprende la inmunización de niños de 6 meses a 24 meses de edad; embarazadas y puérperas.

Quiénes deben recibir la vacuna

Los grupos de riesgo son los niños entre 6 y 24 meses; las embarazadas y puérperas; personal de Salud; personal esencial (tomadores de decisión del Gobierno, Policía, Gendarmería, Bomberos y Fuerzas Armadas); personas entre 2 y 64 años con factores de riesgo como enfermedades crónicas (enfermedades respiratorias como asma, fibrosis pulmonar, broncoespasmo, entre otras); cardiopatías (valvuloplastías, insuficiencia cardíaca, hipertensión arterial, miocardiopatías); pacientes oncológicos; obesos; diabéticos; y personas mayores de 65 años. Este último grupo debe recibir la vacuna, independientemente de que cuente o no con cobertura social.

Asimismo, Niz recordó que todas las personas que asistan a inmunizarse “deben acudir con el carnet de vacunación y DNI, a efectos de poder controlar las vacunas aplicadas y el cumplimiento del esquema”.