Cada equipo de protección individual consta de una cofia, bata y barbijo de friselina de 45gr. que utilizaría el personal ante posibles contagios de los residentes del hogar con el fin de protegerse de las gotas de la tos, los estornudos u otros fluidos corporales de los pacientes infectados y de las superficies contaminadas que puedan infectarlos.

De esta manera, se agrega una nueva línea de protección para los trabajadores, que junto a los protocolos que se han establecido en el lugar forman parte del cuidado especial que se tiene con los adultos mayores considerando que , el riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 aumenta con la edad, por lo que podrían correr mayor riesgo.