Cuando se fuma en un ambiente cerrado las sustancias del humo ambiental de tabaco quedan en suspensión y permanecen por muchas horas e incluso días o semanas. Ventilar abriendo puertas y ventanas no es suficiente. Se necesitaría la potencia de un huracán para removerlas, por lo que tampoco sirven los extractores de aire. Al ventilar el humo y el olor se van pero las sustancias quedan en suspensión, pegadas a cortinados, muebles, alfombras, la ropa y el cabello, resaltó

También dijo la profesional que  el  tabaquismo pasivo es causa de graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias, entre ellas la cardiopatía coronaria, el cáncer de pulmón y el síndrome de muerte súbita en el lactante. Los efectos inmediatos incluyen irritación de los ojos, la nariz, la garganta y los pulmones. También dolor de cabeza, náuseas y mareos.

Los entornos totalmente exentos de humo de tabaco ofrecen la única protección eficaz.

Beneficios de los ambientes libres de humo

Para los fumadores

  • Los ayudan a dejar de fumar.
  • Disminuyen en un 30% el consumo de tabaco.
  • Disminuyen la exposición a sustancias tóxicas.

Para los no fumadores

  • Disminuyen la exposición a sustancias tóxicas.
  • Protegen a los niños del Humo Ambiental de Tabaco, que NO tiene un nivel seguro de exposición.
  • Disminuyen las enfermedades, y por lo tanto las consultas al médico.
  • Desnormalizan la conducta de fumar (ya no se percibe como normal que una persona fume).
  • Previene el inicio de consumo.