Ubaldo Matildo Fillol, la leyenda argentina del arco que celebra hoy sus 70 años de vida, se autodefinió como «un autodidacta» del puesto, cuyos secretos descubrió «en el potrero» de su ciudad de origen, San Miguel del Monte.

El «Pato» agradeció «el reconocimiento» cosechado a lo largo de una «carrera excelente» que desarrolló entre 1969 y 1990; destacó que «los reflejos y las piernas» fueron sus principales virtudes técnicas; mientras que «la rebeldía y el amor propio», los atributos de su personalidad.

Como indiscutida autoridad del puesto, Fillol eligió al alemán Sepp Maier y al paraguayo José Luis Chilavert como «los mejores arqueros» que vio y postuló a Franco Armani, Esteban Andrada y Agustín Marchesín para que defiendan la valla argentina en el próximo Mundial Qatar 2022.
Al repasar su trayectoria, el campeón mundial en Argentina ’78 ponderó a los entrenadores César Luis Menotti y Ángel Labruna.

Fillol, entrevistado por Tëlam, contó querecibirá los 70 años en su Monte natal (a 115 kilómetros de Buenos Aires), con el respeto de sus colegas y el cariño del hincha del fútbol que generación tras generación lo identifica como uno de los mejores de la historia.

-Fillol, en estos 70 años, ¿cuál es el balance que hace de su paso por el fútbol?

-Esta pandemia me hizo hacer un balance más criterioso y tras el repaso que hice puedo decir que mi paso por el fútbol fue totalmente positivo. Mis 21 años de carrera fueron excelentes, pero el inicio y el final fue a puro contraste: debuté con seis goles en contra y me retiré jugando para 10 puntos.

-¿A qué arquero tuvo como espejo o referente en sus inicios?

-Mi espejo como arquero fue el potrero, en mi pueblo San Miguel del Monte. No tuve la fortuna de ver a ningún arquero de Primera División porque en aquellos años no había la tecnología de ahora, así que tuve que ser un autodidacta del arco. De Oscar Cavallero y de Agustín Cejas saqué cosas al momento de salir a atorar al delantero.

(FWMi carrera tuvo un inicio y un final a puro contraste: debuté con seis goles en contra y me retiré jugando para 10 puntos(FW)

-¿Cuáles fueron sus virtudes más destacadas? Y si tuviese que mencionar algunas cosas que le hubiera gustado perfeccionar como arquero, ¿cuáles serían?

-Los reflejos y las piernas, dos cualidades que heredé de mis padres. Les estaré agradecido de por vida por los genes que me dieron. También encaraba al delantero en vez de quedarme en el arco a esperarlo para achicarle el ángulo de tiro. Tenía mucha rebeldía y amor propio lo cuál me permitía no caerme ante un gol tonto o una adversidad y me gustaban los escenarios difíciles. Tuve una carrera dura y hermosa e hice lo que estuvo a mi alcance.

-¿Cuál fue el mejor equipo que le tocó integrar en sus años como profesional?

-El River del ’75, ese que salió campeón después de 18 años. Integré muy buenos equipos y por eso también destaco el Racing de la Supercopa ’88, el Flamengo del ’84 y la Selección Argentina de 1978.

-¿Cuáles fueron los técnicos que más lo marcaron?

-Tuve muchos y buenos: el «Cabezón» Sívori, Pipo Rossi, Alfredo Di Stéfano, «Angelito» Labruna, el «Flaco» Menotti, el «Coco» Basile, Luis Aragonés, Carmelo Faraone, el «Bambino» Veira, el «Lobo» Zagallo. El Flaco y Angelito le sacan una ventaja al resto desde mi punto de vista. Eran técnicos enormes, ganadores, de esos que te hacían jugar igual tanto de local como de visitante y con mucha mística.

El mejor equipo que integré fue el River del 75

-Si tuviese que definir su estilo, ¿cómo lo explicaría? ¿Qué arqueros están o estuvieron dentro de ese estilo?

-Tenía el estilo del potrero y mi objetivo era evitar que la pelota entre, de cualquier manera. Ese es el ABC del arquero, que te hagan la menor cantidad de goles posibles. Lo mío fue así de simple. Amadeo, Gatti, por nombrarte algunos, tenían su forma de atajar, yo la mía. Traté de ser eficiente al igual que ellos. Creo que Sepp Maier y (José Luis) Chilavert tenían una forma de atajar parecido a la mía, por nombrar dos.

-En la actualidad y desde hace varias décadas se desempeña como docente de arqueros ¿Qué es lo que más le gusta de ese rol?

-Desde que me retiré el 22 de diciembre de 1990 siempre me gustó la docencia de arqueros. Es algo que siento mucho y no lo hago por necesidad, sino porque lo siento como una pasión. Estar trabajando a mi edad es algo que le agradezco a la vida y ojalá lo pueda hacer por muchos años mas.

-¿Cuáles fueron los mejores arqueros que vio?

-Sepp Maier y Chilavert. Fueron dos arqueros excepcionales, me gustaron mucho. Hubo otros muy buenos, pero ellos dos están un escalón por encima del resto.

-Algunos lo consideran el mejor arquero de la historia de América y de Argentina, otros lo ponen en el podio ¿Qué le genera este reconocimiento?

-Me llena de emoción el cariño y el reconocimiento de los que me vieron. El periodismo, la gente y el tiempo, que es sabio, a la larga te ponen en el lugar que se merecen. Por eso estoy agradecido y por el lugar que ocupo para la mayoría.

Hoy los mejores arqueros del mundo sonlos del Barcelona (Marc-André Ter Stegen), Real Madrid (Thibaut Courtois) y Atlético de Madrid (Jan Oblak)

-¿Cuáles son los mejores arqueros del mundo en la actualidad? ¿Y de Argentina quienes le gustan?

-Los del Barcelona (Marc-André Ter Stegen), Real Madrid (Thibaut Courtois) y Atlético de Madrid (Jan Oblak). Me gustan mucho porque tienen mucha presencia en el arco. De Argentina me gustan (Esteban) Andrada y (Franco) Armani. Se destacan y son diferentes al resto de los arqueros argentinos, que hay muchos y buenos. Tienen jerarquía y además juegan en River y Boca. Están acostumbrados a tener muchas gente en sus espaldas en cada partido lo que no es poco.

-De cara al Mundial de Qatar, desde su punto de vista, ¿cuáles son los arqueros que deberían tener una chance en el seleccionado?

-No falta mucho para el Mundial. Los arqueros que han elegido durante el proceso de Lionel Scaloni lo han hecho bien. Para mí tienen que potenciar a Armani, Andrada y (Agustín) Marchesín y seguir de cerca a los otros arqueros que han probado.