1) En primer lugar, manifestamos que encontrar los restos mortales de Ramírez es una cuenta pendiente para Entre Ríos, que hace al derecho a la identidad provincial, al igual que repatriarlos a nuestra provincia.

Así como en mi primera gestión al frente de la gobernación de Entre Ríos impulsé la repatriación de los restos de Ricardo López Jordán, en la segunda di apoyo a estudios que investigaran sobre el lugar donde podrían encontrarse los restos de Ramírez.

Afianzar nuestra identidad es el objetivo que nos moviliza, con amplitud, a través de la síntesis de las grandes personas y procesos que hicieron de Entre Ríos una provincia fundamental en la construcción de nuestro país.  Nuestro deseo es que Ramírez resida para siempre en su tierra, que se de el duelo que la historia requiere y que sus restos encuentren paz eterna en su patria chica, donde fue y es idolatrado. Bajo este faro emprendimos esta búsqueda de los restos mortales del caudillo.

Sostuvo el Papa Francisco que: “…Toda identidad tiene historia. Y al tener historia, tiene pertenencia. Mi identidad viene de una familia, de un pueblo, de una comunidad. Ustedes no pueden hablar de identidad sin hablar de pertenencia. Identidad es pertenecer. Pertenecer a algo que me trasciende, algo que es más grande”, advirtiendo que, cuando “…se olvida de sus raíces, se olvida de donde viene, se olvida de su historia, no se abre a la diferencia de la convivencia actual; ve al otro con miedo, lo ve como enemigo, y ahí comienza la guerra”.

Esta búsqueda de identidad histórica, que hermane nuestras provincias, con este animo progresista que marca nuestro Sumo Pontífice, deviene aún más imperiosa en este año en el que se cumple el bicentenario del fallecimiento del Supremo Entrerriano.

2) Respecto a la hipótesis que señala que los restos de Ramírez podrían encontrarse en las inmediaciones del altar de la Iglesia de Nuestra Señora de los Milagros en la capital santafesina, la misma es el resultado de una investigación que se hizo hace casi 20 años y que como toda investigación histórica de este tipo es una hipótesis, la cual necesariamente requiere de una confirmación. Esta, como cualquier otra hipótesis sobre el destino de los restos mortales de Ramírez, requiere de una confirmación.

Entendemos que es una investigación seria, hecha en un esfuerzo conjunto entre la provincia y el Consejo Federal de Inversiones (CFI), que abordó una amplia bibliografía y estudios previos. Se reconoce en el mismo que, naturalmente, no podemos hablar de certezas matemáticas sobre el lugar donde estarían los restos (que son impropias de las ciencias sociales), dejando abierta la posibilidad de que estén en otro lugar. Por esto, además de por respeto a quienes laboriosamente hicieron la investigación, solicitamos que abordemos con seriedad la hipótesis y su posibilidad de corroboración.

Y para poder validar esta hipótesis coordinamos con las personas más capacitadas que existen en el país, por ello buscamos -y encontramos- el generoso acompañamiento del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), una organización al extremo especializada en la materia que tiene prestigio y reconocimiento en todo el mundo por su labor en materia de Derechos Humanos y cuestiones históricas, la cual se ofreció a ayudarnos en esta investigación.

3) Tal como se lo planteamos con claridad y precisión a las autoridades del Colegio Jesuítico de Santa Fe (establecimiento donde se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora de los Milagros), la primera etapa de la investigación que llevaría adelante el EAAF (que es la única que le planteamos hacer en este momento) no implica intervención alguna en la infraestructura del sitio histórico.

Es decir, descartamos de plano que la investigación con geo radar y/o tecnología análoga que implementaría el EAAF en esta primera instancia implique intervenir en el inmueble, realizar excavaciones o reformas en la construcción de cualquier manera.

4) Expresamos aquí algo que deviene obvio, necesitamos poder corroborar la hipótesis de la investigación (el posible sitio donde estarían los restos de Ramírez, detrás del altar de la Iglesia). Con esta primera investigación del EAAF incluso puede ser descartada la hipótesis. Y de ser descartada, sería de tranquilidad para las autoridades del sitio histórico. Del mismo modo, para nosotros, ante la falta de comprobación de la hipótesis podríamos avanzar en otras.

5) Con la mayor humildad, entendemos que la negativa a permitir que se realice esta primera etapa de investigación en la Iglesia es irrazonable ante los derechos que están en pugna. Decimos esto en la lógica de que desde el EAAF -con todo su prestigio que lo avala- está garantizado de que no existirá intervención alguna en la infraestructura del sitio histórico.

Y a los fines de nuestra búsqueda, validar o descartar una hipótesis del lugar de los restos mortales de Ramírez significan un avance fundamental. Ante la certeza que no se afectará la construcción, no parece lógica la negativa a poder validar o descartar la hipótesis de la investigación que se hizo hace casi dos décadas y que nunca hemos podido comprobar.

6) Sobre los argumentos históricos del informe, por respeto y en la necesidad de construir consensos, no vamos a referirnos aquí. Brevemente si decimos que, en el campo de la una investigación histórica de esta naturaleza, toda hipótesis debe ser probada o descartada luego de una debida búsqueda de corroboración. Del mismo modo, resulta complejo descartar una hipótesis por pruebas que no son concluyentes, al igual que no se puede negar a priori la validez de las pruebas o indicios que se invocan.

Igualmente, ante la eventual falta de comprobación de nuestra hipótesis, es de sumo intereses para nuestro proyecto poder trabajar con la Junta Provincial de Estudios Históricos de Santa Fe para investigar la hipótesis que señala en su informe, manifestando que estamos más que interesados en poder acceder a ella para que, para que, en caso de que no se puede validar la hipótesis de nuestro trabajo, podamos ir tras ella, continuando así con la búsqueda histórica que nos moviliza.

7) Reiteramos, para tranquilidad de los santafesinos y santafesinas, que no existe, en los términos de esta primera etapa de investigación que se propone desde el EAAF, riesgo alguno de dañar la Iglesia en particular, ni el sitio histórico en general. Sólo queremos corroborar una hipótesis de investigación, que como toda hipótesis en ciencias sociales está sujeta a la posibilidad de ser o no ser cierta.

8) Con la mayor humildad, con el fin de afianzar la hermandad de Entre Ríos y Santa Fe, la amistada entre nuestros pueblos y nuestras provincias, es que le pedimos a las autoridades que faciliten esta primera etapa de la investigación. Encontrar los restos mortales es una causa identitaria de nuestra provincia y pedimos ayuda y colaboración de todos los actores involucrados para realizarla.

Para cerrar, afirmamos que cualquier negativa u obstáculo institucional que exista para a avanzar con nuestra investigación no desalentará esta búsqueda, sino que, al contrario, nos dispondrá a redoblar esfuerzos y gestiones para poder hacerla. Como entrerrianos y entrerrianas entendemos que un nuestro derecho encontrar y repatriar los restos mortales de Francisco Ramírez.

Firma:

Dr. Jorge Busti

DNI 8.421.755

Ex gobernador de la provincia de Entre Ríos. Comisión Permanente para el Estudio de la Vida, Obra y Legado de Francisco Ramírez del Gobierno de Entre Ríos