Analía es una hermosa persona que tuve el placer de conocer, y además una gran artesana, que decidió emprender para ayudar en los nuevos desafíos que se plantearon junto a su esposo. A él sí lo conozco, desde que eramos dos niños que íbamos a sexto grado en primaria en la querida escuelita 102. Cuando se conocieron con Analía en Urdinarrain, ambos habían ido a estudiar a esa localidad, él llegaba desde Viale y ella desde City Bell. Se enamoraron y se casaron, y en el año 2012 se fueron a la provincia de Buenos Aires para radicarse.
Durante esos años, Marcelo consiguió empleo estable en una empresa pero siempre se dio «maña» como decimos acá, para aprender un sinfín de oficios a la par. Y su esposa no se quedó atrás, estudió todo lo que pudo para ayudar a la economía familiar. Es somelier, profesora de canto, extraccionista e instrumentadora. Esta última fue la carrera más cercana que tuvo hacia su sueño real que es estudiar medicina. Y como si todo esto no fuera muchísimo conocimiento, decidió también aprender mediante tutoriales en YouTube, todo tipo de artesanías. Como flores de papel, adornos, decoración para eventos, y su especialidad hacer tejidos con las manos sin la utilización de agujas.
Vista previa de imagen
Hace casi 4 años ambos se convirtieron en padres, llegó a su vida Ivonne para despertar en ellos la capacidad del trabajo más importante que es criar a su pequeña. Y eso, fue el puntapié principal para pensar en tomar otro rumbo, «siempre pidiendo a Jesús que nos guíe», me expresaba Analía. Decidieron entonces, separarse de los abuelos maternos, que fue lo más difícil, y venirse a un lugar más tranquilo donde Ivonne pudiera crecer sintiéndose todos más seguros. Y es ahí donde eligen «volver al pago», al pueblo donde papá creció y donde Analía también tiene familiares. Un espacio con esa cultura de amistad, de reconocer aún a las caras extrañas, de compartir entre vecinos porque todos nos conocemos.
Marcelo hoy no cuenta con trabajo, se vino con toda su voluntad para conseguirlo, y mientras, hace pequeñas changas en diferentes obras en construcción. Analía está brindando clases particulares de canto y ofrece sus trabajos artesanales. Detalles que embellecen cualquier espacio, como el hermoso espejo que me obsequió.
Pero el mejor regalo, fue la charla tan amena, tan agradable, donde ambas compartimos nuestra historia e intercambiamos pensamientos sobre el trabajo y la maternidad, sobre los miedos que nos circundan y el valor que damos a llevar a Cristo como acción constante en nuestra vida, siendo buenas personas más allá de las creencias.
Vista previa de imagen
Al finalizar me dio otro obsequio y fue orar por mi, por mi labor y por mi futuro, pidiendo que mi tarea siga creciendo en beneficio de nuestra ciudad. Cuánto amor en sus palabras que me reconfortaron. Gracias por dejarme compartir tan linda historia de los que eligen volver.
Pueden encontrar sus artesanías en Instagram como «Cordóndtresdeco» ( https://instagram.com/cordon_dtres_deco?igshid=1oauusjnmk0qf) y también tengo el currículum de Marcelo por si alguien esta necesitando una persona proactiva en su empresa o comercio.