20.8 C
Viale
jueves, 26 noviembre 2020
Inicio Sociedad Capitán de la historia

Capitán de la historia

Cada 17 de agosto buscamos las palabras oportunas, los conceptos precisos. No siempre nuestra evocación alcanza la altura que merece el Padre de la Patria, aquel ilustre correntino de las misiones que protagonizó hechos fundamentales en nuestro país y en la América madre.

Al llegar por primera vez a Yapeyú, en Corrientes, o visitar El Prumerillo, en Mendoza, no pudimos dejar de valorar el perfil humano de San Martín, que al decir del historiador Mayochi, como soldado y estratega, posibilita exaltar una personalidad singular. También exhibir su ejemplo rector de ciudadano ético para así guiar la conducta de quienes los admiran.

Para conocer ese perfil, parafraseando a José Astolfi, bastará hacerlo descender por un instante del pedestal que sustentan el mármol o el bronce. Se le devolverán, así, exaltados, los rasgos morales y cívicos que lo hicieron merecedor del monumento que la gratitud nacional le levantó en pueblos y ciudades; plazas y escuelas.

Desde gurises estudiamos su vida, repasamos la hazaña del cruce de la cordillera y celebramos con alegría el aniversario de cada batalla, donde su enorme capacidad de mando y la visión de militar bien formado, le permitieron salir airoso en innumerables entreveros donde se puso en juego la libertad de medio continente.

Félix Luna nos dijo alguna vez que le hubiera gustado conocer al creador del Regimiento de Granaderos a Caballo, a «este hombre de bien que consagró sus años de ostracismo al cuidado y la educación de su hija. Un hombre que se sintió profundamente criollo, aun durante su larga estada, escribiendo a su amigo Guido que su sueño era tener una casa a orillas del Paraná para invitarlo a comer un buen pucherito».

Como hijos agradecidos, desde Entre Ríos recordamos al encendido lirio, junto al aborigen cauce de los caracoles. Serena templanza, americana, que ordenó los símbolos de la libertad. Porque su gesto de actitud argentina es un horizonte de esperanza, es un vínculo de patria para sentirnos cerca, para abandonar la hipocresía, cruzar la cordillera de la indiferencia y quedarnos, para siempre, en la verdad de la República.

Roberto Romani
Asesor cultural del Gobierno de Entre Ríos