Comenzó a los 36 años, impulsado a participar de una competencia en 2017, donde corrió sus primeros 5k en Viale. Ahí conoció el ambiente del atletismo, que según sus propias palabras «es una disciplina muy linda, así que ese fue mi primer impulso»..
El entrenamiento siempre depende de los objetivos, «pero es un vicio, todos los días dan ganas de mover las piernas, en mi caso se me complica mucho entrenar por mi trabajo, soy camionero, entreno quizás una semana y luego estoy 10 días sentado arriba del camión viajando». Nos comentó que siempre dependiendo para que competencia se prepara, va variando el plan de entrenamiento.
«Soy parte de la escuela municipal aunque casi siempre me maneje por mi cuenta, más que nada por lo que mencionaba antes, por mi trabajo, esto hace que nunca pueda tener un día u horario fijo de entrenamiento. Pero es lindo formar parte de un grupo, se comparte mucho, nos alentamos a seguir entrenando el uno al otro, organizamos asistir a competencias juntos, es un deporte de mucho compañerismo y una competencia sana», remarcó.
Si bien compite desde el total amateurismo, de a poquito fue metiéndose en mayores competencias. «En 2019 hice el Campeonato Entrerriano de Duatlón y Campeonato de Duatlón Rural, en los dos pude salir campeón en mi categoría, lo que me llevó a clasificar para la final nacional en La Rioja, quedando 5to allá. También participé de varias pruebas de atletismo en la zona, los 21k de Buenos Aires en dos oportunidades, los 21k de Mar de plata, algunas en Rosario, en Traslasierra (Córdoba) y la que más me marcó fue en Mendoza 2019, los 42k, nunca imaginé poder llegar a esa distancia, pero con el entrenamiento de cuerpo y cabeza se puede!». En 2019 realizó 34 competencias. En su diálogo efusivo, se nota la pasión que siente por el atletismo. Aunque como todos, también enfrenta dificultades. «Mi adversidad siempre fue el poco tiempo para entrenar, muchas veces fui a correr sin entrenar, pero un día antes empezaba a preparar la cabeza, le hablaba a mi cabeza sentado arriba del camión: llegamos y vamos a correr, cuando las piernas no den más, somos vos (cabeza) y yo. (risas)
«Así corría y creo que así seguiré haciéndolo algunas veces, ya que no pienso dejar de trabajar y tampoco de correr».
Puede ser una imagen de 4 personas, personas de pie, al aire libre y texto que dice "WOMEI ARETR FUTURE 2 1 inli"
Cuando le pregunté cómo cree que se puede ayudar a los deportistas locales para incentivar a que más vialenses se involucren en las disciplinas, me comentó: «Promocionando, acompañando siempre. Entrenar para competir, no es solo el día de la carrera, a veces para ciertos objetivos el entrenamiento, la preparación lleva meses, ejemplo: correr un 42k lleva 3 o 4 meses de entrenamiento. También es fundamental tener gente capacitada para dictar los entrenamientos, ya que ellos ven la debilidades y fortaleza de cada atleta, para que en base a eso se haga un acompañamiento a cada uno, también es importante contar con un lugar adecuado para realizar el entrenamiento».
Le pedí finamente que me de su opinión respecto a qué cambios generó esta actividad en su vida y qué mensaje le daría a otros que aún lo están pensando: «Me cambió un montón el estado de ánimo, me ayudó a bajar de peso, al realizar una actividad el cuerpo se llena de energía, por ende andaba todo el día a full. A los que quieran realizar esta actividad les digo que lo hagan sin miedo, que el running es una gran familia. «Que no te de pena correr lento, que te de pena no hacer nada por ti» (M.R)