Ante esta situación la señora   le comenta lo sucedido a su hijo y este  se hizo pasar  por  el marido  y atiende  la llamada   a los pocos minutos  y ahí comienza  un caso de película  que merece  ser  relatado como advertencia  para cualquier ciudadano .

La charla  que comienza  esta persona  que decía  ser un abogado   que trabajaba en Anses y casa de Gobierno  de Paraná ,  hola señor  , usted ha sido favorecido con un bono del Covid -19 y ya lo puede  ir a cobrar al cajero del banco , así que valla nomas y  cuando esté ahí lo volvemos a llamar para  constatar  si se acreditó el dinero en su cuenta.

El joven le sigue  el juego  y va al cajero , donde recibe nuevamente el llamado y  le pide que ingrese a la cuenta habitual de jubilado  y vea si se acreditó el monto, este le dice que no hay nada acreditado  y  ahí en ese momento comienza  “ la trampa “ , “ pero como,  no puede ser , páseme las claves de su cuenta y nosotros lo miramos desde acá  “ , esto tiene que estar acreditado  o  a lo sumo mañana  , pero páseme  las claves de su cuenta,  “ colorín colorado   hasta acá llego el juego  que le siguió el joven ,  evitando  que un jubilado fuese  blanco de una banda que roba con “el cuento del tío”.

Simplemente quería que  esto se conozca para  evitar y estar atento  a   le puede pasar a cualquiera , gracias a Dios   mi vieja  me contó  y  me lo imagine y lo seguí hasta descubrir  el momento exacto donde  se  concreta  el robo.

Las recomendaciones –advierten las autoridades– siempre son las mismas:

>No hablar de ahorros o dinero en una comunicación
>Cortar cuando no se esté seguro sobre la identidad del interlocutor
>No brindar detalles de la vida personal
>No aportar datos de cuentas bancarias o tarjetas de crédito
>Realizar siempre la denuncia