En un comunicado, la firma vialense indicó:
Nos damos cuenta que ya finaliza otro año y se empieza a mirar todo el camino recorrido, trayendo a la mente nostalgia por los momentos vividos y alegría a la vez por los logros obtenidos.
Nuestra empresa tiene muchos eslabones en su cadena productiva y todos son sumamente importantes. Este año que culmina estuvo opacado por la pandemia de Covid-19 que asoló al mundo: Esto generó que con varias personas de este equipo nos viéramos muy poco o nada, o sólo por teléfono, o zoom.
Pero entre todos pudimos presentarle lucha a este enemigo desconocido y con la camiseta puesta. Todos y cada uno de nuestros operarios, siempre. Ellos supieron sortear cada obstáculo de magnitudes sorprendentes.
Somos unas de las actividades declarada como esencial, con lo cual mantuvimos el compromiso y desafío de mantener nuestra producción y generar alimentos de calidad para abastecer a toda la Argentina y al mundo. Nuestros productos bajo la marca “Avícola Don Eduardo” se comercializa de Norte a Sur de nuestro territorio argentino. Son productos elaborados por manos vialenses, los cuales también se exportan.
Además, nuestro Alimento Balanceado “La Ponedora” y productos del “Semillero Catalina” han estado presentes y creciendo en el mercado zonal y nacional.
Volviendo al sector avícola, este año logramos exportar 1.550 toneladas, superando así las exportaciones de años anteriores.
A través de pequeños pasos (pero seguros y constantes), vamos imponiendo nuestros productos.
Este año, además, tuvimos la primera experiencia de exportar pollo entero destinado a nuestro vecino país Chile.
Tantas cosas han transcurrido que parece mentira que ya se pasó un año. Pero seguimos y vamos por más, como siempre lo hemos hecho y como sabemos hacerlo: enfrentando las adversidades y poniéndonos nuevos desafíos para superar.
En este 2020 hemos culminado el proyecto de la nueva y moderna planta de incubación, proyectada y realizada con altos estándares de calidad y modernismo.
Sueños y metas (primero en la cabeza de nuestro líder) que luego se transforman en realidad gracias a todo nuestro gran capital humano que día a día da lo mejor de si para que todo salga bien, y así generar: “Trayectoria y legado para las nuevas generaciones”.
Orgullosos de formar parte de esta gran familia y por más logros en el año que comienza, con la ayuda de Dios (sin la cual nada sería posible) deseamos a todos un muy feliz fin de año y que el 2021 llegue cargado de bendiciones.
Es el deseo de la gran familia Eduardo Stertz e Hijos SRL.