Fuentes policiales indicaron que  los  tres masculinos se conducían en un motovehiculo Motomel 110cc color roja, siendo su conductor oriundo de calle J .Paso y cercanías de calle Mendoza, en tanto que otro de los violentos procedería de calle Neuquén y el menor de ellos de 16 años provendría de calle Castilla Mira, teniendo un hermano que desde hace poco tiempo purga condena en la Unidad Penal de Paraná.

Los tres mencionados se apersonaron para dirimir diferencias en calle 3 de Febrero al 40 donde el cemento de la calle contiene restos la sangre, que por momentos broto del cuerpo de un paranaense quien se encontraba pasando el fin de semana, visitando a sus familiares vialenses.

Los testigos presenciales manifiestan que los tres agresores esgrimieron armas blancas con las cuales lastimaron a los dos vecinos a quienes conocen de antaño.

Los “códigos” que tratan de mantener quienes se inician en el mundo delictivo no alcanzaron para que surjan las identidades de los agresores quienes fueron localizados y aprehendidos, en primera instancia los dos menores de edad quienes junto a sus responsables legales fueron conducidos a la localidad de Paraná, lugar donde se dictó una medida de restricción, destacando que el paranaense oriundo del Barrio Anacleto Medina quedo en observación en el Hospital Castilla Mira ante los cortes recibidos en su cuero cabelludo, lesiones punzo cortantes en axila izquierda y cortes en el rostro, sumado a variados golpes recibidos en distintas zonas del cuerpo; en tanto que su primo vialense solo recibió un corte en su mano mientras se defendía de las estocadas que le propinaban su viejos amigos.

Pero la historia no finaliza allí, el único mayor de edad participante en la agresión (quien ya fue detenido hace poco tiempo en circunstancias de cometer un robo a la regalaría “María Florencia”) logro escapar del accionar policial resguardándose en los fondos de viviendas de la zona de calle Laprida y Rawson.

Se prosiguió la intensa búsqueda hasta que fue localizado en la Estación de servicios de calle San Martín y 3 de Febrero, al ser agredido por uno de sus ex-compinches quien actualmente habita en calle Malvinas en cercanías a López y Planes, este joven de 22 años lo golpeo e intento sustraerle el motovehiculo en el que se conducía siendo advertida la situación por un funcionario policial de Comisaria Viale quien procedió a aprehender al joven y lograr así su detención quedando los tres autores implicados en el hecho de sangre a disposición de la Justicia.

La sorpresa no fue mayor al efectuarse el ingreso del detenido a la dependencia policial donde mientras se efectuaba la requisa de rigor se localizó en el motovehiculo en que se conducía la cantidad de cien (100) bochitas de marihuana listas para ser comercializadas, contando incluso el joven con la suma cercana a los dos mil setecientos pesos la cual no pudo justificar al no contar con ingresos formales.

Ante esto la fiscalía interviniente dispuso el traslado del joven a la Alcaidía de Tribunales lugar donde quedó alojado a disposición de la Magistratura interviniente, conllevando la acusación en un hecho de sangre y el tráfico de sustancias prohibidas que totalizaron la cantidad de (ciento ochenta y tres) 183 gramos, efectuándose complementariamente el secuestro de la totalidad de los elementos involucrados.