El Tribunal lo halló autor de los delitos Femicidio en grado de tentativa, en perjuicio de Carmen Luna, quien era su ex pareja y madre de su hija de dos años al momento del hecho; Homicidio en grado de tentativa, que tuvo como víctima a Olga Gómez, que es su ex suegra y sufrió un puntazo en el pecho en un violento incidente ocurrido el 15 de noviembre de 2016 en la casa de la víctima en Viale; Violación de domicilio, Desobediencia judicial y Amenazas calificadas por el uso de un arma, todos unidos bajo las reglas del concurso ideal.

En el adelanto de sentencia el Tribunal entendió que los hechos que Fiscalía presentó como su hipótesis del caso quedaron corroborados por la prueba pericial y testimonial que se produjo en el juicio.

En este sentido, destacó que quedó acreditado el contexto de violencia de género que llevó a Luna a “escapar” de General Roca para venir a Viale a la casa de su madre; como asimismo dio por acreditado el contexto de violencia que rodeo el incidente ocurrido en la casa de Gómez, cuando ésta recibió un navajazo en el pecho en circunstancias que intercedió para salvar la vida de su hija y su nieta.

El tribunal entendió que en ese hecho, quedó acreditado que Antiqueo pretendía matar a las mujeres, incluso a su hija, tal como surgió de las exclamaciones del reo, que gritó “de acá nadie sale vivo”, mientras rompía la llave de la puerta de la vivienda, encerrando a las mujeres.

Para los jueces, la desobediencia quedó corroborada con la actitud de Antiqueo, que el 15 de noviembre, una hora antes del los serios incidentes, fue notificado de una resolución judicial que le imponía restricciones de acercamiento a la vivienda de Luna y Gómez.

No obstante la orden, el imputado, fue a la casa, saltó el portón de ingreso y agredió a las mujeres. El Tribunal rechazó las pretensiones de la defensa, que sostuvo la inimputabilidad de Antiqueo, y subsidiariamente pidió que se contemplara el estado de emoción violenta.

Los magistrados se basaron en las pericias psicológicas y psiquiátricas que exhibieron que Antiqueo tenía capacidad de culpabilidad y era capaz de dirigir sus acciones. Además, mencionó que los informes dieron cuenta que no se advirtieron en aquel alteraciones morboso de sus facultades mentales, esto es, que no presentó ninguna patología que le impidiera controlar sus actos. El tribunal dará a conocer la sentencia completa el viernes 14 a las 8.

  (El Diario)