En esta oportunidad, la ropa entregada, fue parte de la mercadería que recibió el municipio, tras gestiones en Buenos Aires incautada por Aduana que en ocasiones proviene del no pago de impuesto,  de contrabando o de algún conteiner abandonado.

Mediante el Decreto 51/2017 se estableció que el Servicio Aduanero pusiera en forma directa a disposición del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, mercadería confiscada en contenedores, para otorgarle a la misma el destino que mejor estime para el cumplimiento de los fines sociales.

Entre la ropa para los estudiantes del establecimiento antes nombrado se entrego camperas, buzos, gorros, calzas térmicas y medias que los mismos podrán utilizar cotidianamente.