“Estamos muy contentos, porque resolviendo la disposición final de las cubiertas damos solución a un problema que nunca había sido abordado. Desde un principio buscamos el aprovechamiento óptimo del predio, un basural a cielo abierto que no tenía ningún tipo de tratamiento, y que hoy, gracias al trabajo en conjunto y asesoramiento del Licenciado Guido Bonnot, es un espacio donde se tratan aproximadamente 70 mil kilos semanales de residuos” expresó el intendente Uriel Brupbacher.

La semana pasada se firmó el convenio con Regomax, una empresa nacional dedicada al reciclado de neumáticos fuera de uso; y ayer se realizó el primer cargamento, siendo éste el primer paso en el camino hacia una solución definitiva.

Únicamente se está haciendo el enterramiento del rechazo, que es el material que no se puede recuperar por que llega a la planta mal separado desde el origen. Este rechazo va a disposición final y alcanza un volumen aproximado de 1500 kg diarios.