Principalmente queremos agradecer a Dios, el dador de la vida y el único que nos sostiene en esta adversidad, y nos llena de fuerzas y fe para enfrentar el día a día. El que nos ama y nos conoce y obra a nuestro favor, con planes de bienestar. Y al grupo, porque con su sostén, compromiso y perseverancia, hoy podemos sentirnos satisfechos por los jóvenes y sus familias, que –en manos de esta agrupación- y sus recursos, hoy se están RECUPERANDO, por aquellos que involucrados y comprometidos en esta causa, hoy luchan día a día por lograr sus objetivos: una vida sana, honesta y feliz.

Con orgullo hoy compartimos estos avances y logros con ustedes. Sabemos que el camino es largo, la lucha continúa y hay mucho por hacer, cada vez más. Y que nada se soluciona de un día para otro.

Esperamos e invitamos a seguir contando con el apoyo de la comunidad de Viale.

Gente de Viale, sepan que pueden colaborar a construir una ciudad más limpia y sana entre todos, donde habiten nuestros hijos, informándose, acercándose, preguntando y el que se sienta llamado a servir, sirviendo.