En Viale la desocupación ha crecido en mas de un 30%, locales que han cerrado y gente pidiendo comida, cosa que no se veía hace muchísimos años.

En Viale tampoco tenemos a un gobierno activo, de hecho las puertas del municipio están abiertas solo para pagar impuestos (que no es menor porque también han incrementado considerablemente).

Nuestra ciudad es un reflejo y consecuencia de lo que pasa a nivel nacional. Celebrar el aňo del NIDO es un éxito, pero no es para celebrar el aňo del degaste de calles, luminarias, abandono, y la “No” pelea de parte del intendente por la gran cantidad de despidos de la empresa Cartellone.

Sin dudas que uno puede pensar que no todo hemos hecho bien, pero tampoco hemos llevado nuestro pueblo al borde del precipicio, al default, al endeudamiento más grande que la historia Argentina ha tenido.

Por eso considero que hay que seguir luchando, y digo luchando porque realmente estamos en una batalla, que es la batalla de poder vivir dignamente. Nadie nos puede quitar ese derecho, y es ahí donde tenemos que seguir combatiendo el capital, y luchando por más justicia social, independencia económica y justicia social.