Fue en esa oportunidad , como citar a modo de ejemplo la aceptación y repercusión de a carta que desde los estudios de micrófono digital se concretó una nota con la agencia United Press International (UPI) es una agencia internacional de noticias con sede en Estados Unidos y que cubre todo el mundo con sus corresponsales
La experiencia vivida por Yohana junto a su familia , este sábado es una historia que merece ser compartida , esto es lo que relató la docente vialense en su cuenta El diario de una maestra
Hoy el mundo parece un mejor lugar. Hoy mis gurises fueron motor de construcción de un puente de amor y solidaridad entre dos países completamente diferentes, dos comunidades con realidades distintas y dos grupos de alumnos y docentes con una situación escolar desigual. Sin embargo, ambas amamos la educación con el mismo fervor y vocación, y fomentamos los mismos valores humanos, como única alternativa para soñar con un futuro más equitativo y tolerante, más integro y noble, y es por ello que este vínculo se concretó en acción.
No hacen falta tantas palabras, dejo aquí parte de los mensajes que intercambiamos con Aracelis. Esta maestra amorosa, sencilla, inmensamente humana, que ya hace varios meses me hizo saber de su deseo de enviarme materiales didácticos para nuestros niños de Entre Ríos, a esos que conoció a través de los relatos que en este diario escribo. Y hoy su voluntad inmensa, sus ganas, y el enorme esfuerzo que realizaron su hermana y cuñado, lograron que esas donaciones tan increíblemente valiosas, lleguen a mis manos, para que en apenas unos días pueda acercarla a mi querida escuela.
Evelyn y Javier, puertorriqueños radicados en Texas, Estados Unidos, como Aracelis, se hicieron un vuelo durante la noche hasta Buenos Aires y de allí en autobús se vinieron a Rosario. Gracias a mi familia, pude estar allí para conocerlos y recibir su tan impresionante aporte.
No hay palabras para describir mi emoción, por cruzarme en mi camino, -a raíz de una carta viral a Leo Messi, y de cada escrito de este diario-, a tan hermosas personas. No es solo lo material, que sin dudas nos emociona porque acá en Argentina son útiles costosos que muchos de nuestros alumnos no pueden comprar, sino que es una acción que llena mi alma y la de cada uno de los maestros de nuestra institución. Es el tiempo, el viaje, el amor, las ganas, el pensar desinteresadamente en otros niños, que a miles de kilómetros de distancia, sienten, necesitan, merecen iguales condiciones para trabajar y aprender.
Gracias Aracelis, gracias eternas. Jamás olvidaré tamaña acción y solo espero la vida te devuelva el doble!! Gracias Evelyn y Javier, tan afectuosos y respetuosos hasta en el más cálido abrazo, gracias por hacer tantos kilómetros y por tan hermoso trato. Gracias Marie Sánchez Abreu y Leticia Robles Bolaños por ayudar a Aracelis en este gesto, colegas que trabajan con ella y además lectoras de mi blog, son unas genias! Y gracias a esos niños que fueron parte también de esta ayuda.
Gracias a Maxi, mi compañero, y mis hijos, que me siguen y acompañan en todos mis proyectos incondicionalmente.
Gracias a Dios que me permite llegar a otras personas con mis escritos, gracias por darme el privilegio de generar empatía, al grado de movilizar la conciencia para acciones tan llenas de apoyo como esta. Gratitud por siempre a todos los que forman parte de esta cadena de amor.
Tengan por seguro que solo soy una maestra que escribe, sobre un trabajo profundo, complejo y difícil, que cada docente argentino lleva adelante con pasión y entrega total, que se repite en cada escuela de mi país con mayor o menor visibilidad, pero que existe y muy pocos reconocen.
Y perdonen si parece exagerado, pero para mi esto es un enorme impulso, para seguir dando lo máximo por la escuela pública y para seguir encarando todos los desafíos posibles, en pos de una sociedad mejor, luchando por una infancia más feliz para tantos gurises.
Un puente entre dos partes opuestas en el mapa, de un mismo continente, y con un amor real por la educación como salvación para un planeta plagado de indiferencia y violencia. ¿Quién dijo que todo está perdido? Hay gente que sigue ofreciendo el corazón.