El frío, los eclipses, las vacaciones de invierno  el tan ansiado aguinaldo, la economía oscilante, las  traiciones y el  ¿»reordenamiento municipal»?(desvinculación, renovación de personal, reasignaciónes, ajuste o como quiera llamarlo), y la eterna contienda política, cantera inagotable de largas charlas de cafés.

A casi un mes de las elecciones generales, que determinaron a los vencedores y vencidos del nuevo mapa político, la arena sigue latente y con la militancia expectante.

Viale no escapa al clima nacional y en las cenizas de la resiente contienda se observan algunos dimes y diretes que aún no se terminan de digerir.

En el justicialismo, desde la provincia parecen haber ungido en la representación local al sector de Marcolini, quien tras haber obtenido una respetable elección, aún en las bases restan unas cuantas charlas para legitimar esta nueva conducción, a tal punto de que «si es necesario dirimirlo en las urnas, lo haremos», dijo un compañero.

Es público y notorio que aún rondan fantasmas sobre el resultado final y se respira un raro clima de sospechas y traiciones.

Recordemos que en Viale Bordet, Kloss y Zavallo se lograron imponer en sus respectivas contiendas, mientras que en la intendencia y concejales, se impuso Cambiemos, lo que abre un abanico de  peligrosas conjeturas.

La escasa diferencia obtenida por el oficialismo para conducir el municipio los próximos 4 años, pone el acento en la legitimidad de la futura gestión y obliga a trabajar fuertemente en la búsqueda de integraciones estratégicas que faciliten los concensos.

Llegó el ajuste ,  el desquite  o el pase de factura  en  el municipio ¿?,  el propio  intendente  explicó que  no se renovaron varios contratos , pero también  que  hubo nuevos,  pero también añadió que  hubo un movimiento en el área de personal y sobre todo, se redujo de trabajar 10 horas a 6 horas, ya que éramos el único Municipio que trabajaba 10 horas, fundamentalmente en la parte de obra

Por su parte   el  Sindicato Unión Obreros y Empleados Municipales de Viale  , dijo que con relación a las explicaciones que brinda a los medios el intendente Brupbacher sobre la situación de los trabajadores municipales de Viale, es mentira y falso lo que dice. Esta situación se viene gestando desde principio de año, desde el Sindicato veníamos advirtiendo que con fines pura y exclusivamente electorales y aprovechando la necesidad laboral en nuestra ciudad se estaba superpoblando la plantilla de trabajadores ya que se realizaron contratos de trabajos por 4 meses desde el 1 de enero al 30 de abril teniendo en cuenta que el 14 de abril eran las PASO. Luego se realizó la renovación de todos los contratos por 2  meses desde el 1 de mayo hasta el 30 de junio teniendo en cuenta que el 9 de junio se realizaban las elecciones generales. Bien, pasado ese proceso era obvio que cualquiera fuera el resultado de la misma esos trabajadores iban a correr con la misma suerte de ser la variable del ajuste inescrupuloso del intendente Brupbacher y el secretario de gobierno intendente electo Carlos Weiss.

Entrando en este paño de acuerdos, la proclamación de la formula nacional Macri – Pichetto parece haber agitado al radicalismo entrerriano, que buscará ponerle un freno a la lapicera nacional en las conformaciones de listas y presentará dentro de «Juntos por el cambio», su lista radical encabezada con  Kisser en Senadores y  Arribalzaga en Diputados (actual presidente de la UCR entrerriana)  quienes disputarán las bancas nacionales ante De Angelis – Lena respectivamente.

Como es habitual, intentamos llevar un manto de luz en estos temas, pero es inevitable que también se generen incógnitas. ¿Cómo reaccionará el electorado ante las próximas PASO? ¿En qué condiciones operativas quedaron las estructuras políticas?¿Ayuda en la búsqueda de concensos y unidad  atravesar otra interna?¿Quien conducirá el PJ local ante una nueva elección? ¿De qué lado jugará el oficialismo? ¿UCR o PRO?

¡Usted ya lo sabe, el tiempo será testigo y nosotros estaremos allí para contárselo….!