Dicha normativa, prohíbe la cría, tenencia y faena de animales de corral y/o encierro, los de producción de carne, huevos, leche, miel, etc., como ser: bovinos, porcinos, ovinos, caprinos, avícolas, apícolas, cunículas y otros de características o razas similares, como asimismo de equinos y los que para su crianza, tenencia, encierro o faena impliquen despedir al medio ambiente olores desagradables y perjudiciales para la salud humana con el riesgo de contagiar zoonosis.

En caso de transgredir de lo impuesto en la Ordenanza, los responsables se aplicaran penalidades establecidas en el Código de Faltas.

Por una cuestión de urbanidad, de respeto hacia el vecino y hacia la salud de todos en general, desde el Municipio se aplicará con rigurosidad.