Viale.- Los fuegos y los humos del basural a cielo abierto, ocurridos el 22 de enero de 2018 -que tardó 10 días sin extinguirse- y el otro el 25 de Marzo (curiosamente esto pasó en fechas similares en tres municipios de Entre Ríos donde gobierna Cambiemos), se avivan de vez en cuando, ya no en el terreno físico sino en el Concejo Deliberante vialense.

Una mujer radicada en inmediaciones del basural, Jésica María Georgina Broder, presentó un recurso de amparo ambiental ante la justicia el 5 de abril del presente año, solicitando que se tomen las medidas necesarias urgentes para impedir la formación de focos ígneos en ese lugar, y desplazar definitivamente el basural a cielo abierto de la ciudad. El 17 de abril, un fallo de Cámara firmado por el vocal Virgilio Galanti, dio lugar al recurso. El fallo se extiende en 26 fojas, varias de las cuales están ocupadas por la argumentación de la defensa (Municipalidad) y otras por jurisprudencia, informes ambientales y pruebas que habitualmente se agregan, por lo que no admite simplificaciones.

Aún así, extrayendo párrafos del contexto, señalamos que el gobierno municipal hizo constar que el predio del basural fue donado en el año 1985 (hace 33 años) y solo diez años atrás se distanciaba unos 1.200 metros de la zona urbana con edificación, y explica que los incendios denunciados fueron causados “por factores extraños a la acción municipal y sin relación con el tratamiento de los residuos que hizo, habiéndose combinado factores naturales como la sequía imperante, los vientos existentes en dichas fechas y factores arbitrarios de terceros que alentaron su persistencia, como la falta inicial de asistencia del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de la ciudad, y la intencionalidad de personas ajenas al Municipio que se introducen en el lugar encendiéndolo por motivos particulares”.

En otra parte refiere que “un sistema de gestión de residuos, como es el centro de disposición final existente, no puede pretender ser relocalizado con parámetros en abstracto, rayanos con la expresión de deseos, por más verdad que imponga la realidad ambiental”.

 

 

 

La Cámara hizo lugar a la acción de amparo ambiental deducida por Broder, condenando a la Municipalidad.

El veredicto obliga, establece plazos, y hace consideraciones, al señalar: “sopesando las circunstancias específicas de este caso, donde el problema es histórico, y es cierto que el Municipio viene realizando algunas acciones para una mejor gestión de la basura, y en el punto anterior se fijan las acciones mas urgentes para evitar los incendios”. Aquí hacemos una pausa para explicar que el punto uno del fallo obliga a la Municipalidad en tiempo perentorio a cercar el terreno del actual volcadero y establecer una guardia permanente “para evitar el ingreso de privados y que se arroje basura en forma desordenada”.

Más adelante dictamina: “Estimo prudencial establecer un plazo máximo de 30 meses (excepcionalmente prorrogables por razones debidamente fundadas por 6 meses mas) a fin de que el Municipio demandado concrete la clausura del actual centro de disposición de basura y proceda a su relocalización a uno nuevo que satisfaga plenamente los requerimientos ambientales de la legislación vigente (…), prevea el posterior saneamiento del predio que se procede a clausurar (…) , el municipio informe al menos cada 6 meses a la ciudadanía de Viale sobre los progresos que vayan teniendo las gestiones destinadas a concretar las medidas…”

Considera la justicia, en detallada exposición, cuáles son las gestiones, inversiones, informes ambientales y diligencias que dificultan el pronto traslado de un basural. Al final, como es de estilo, impone las costas de la demanda regulando honorarios a los doctores Cancio, de la Cruz Ríos, Sasia, Campos y Gelroth, en las sumas de 11.350; 11.350; 8.500; 12.100; y 9.800.

 

 

La Municipalidad de Viale apeló este fallo, y el bloque de concejales del FpV elaboró un proyecto de ordenanza proponiendo que las costas judiciales originadas en este caso particular, “que ha condenado en primera y segunda instancia a cumplir con el traslado del basural”, sean pagadas por el Intendente Brupbacher, de su peculio personal.

Las chispas de un proyecto –abundante en adjetivaciones contra Brupbacher– encendieron el fuego de Cambiemos, que respondió con un comunicado distribuido a los medios, acusando al gobierno anterior (FpV) de haber construido viviendas sociales en inmediaciones del basural, y una extensa lista de consideraciones de orden político y sobre la historia reciente, refiriéndose a lo que no hizo la gestión anterior en este tema. Los textos de ambas piezas pueden ser hallados en los sitios web de la ciudad, particularmente en www.microfonodigital.com.ar.

 

Luis Jacobi (Paralelo 32)