Fue precisamente en Avda. San Martín casi 3 de Febrero, donde hoy existe una conocida agencia de juegos, que pertenecía en ese entonces al señor Ramón Petiso Rodríguez, propietario por otra   parte de una de las empresas de colectivos, que comenzaron a reunirse un grupo de personas con el fin de constituir formalmente un nuevo club. Entre ellos podemos nombrar al propio Rodríguez; Ángel Milone; Francisco De André; Ángel Tropini, Gabriel Pibe D’Agostino y Japones D’Agostino.

Fue entonces el 21 de julio de 1944 cuando oficialmente quedaba fundado el Club Sportivo Argentino, como una continuidad de aquel legendario Luz Fuerza y bajo la presidencia Precisamente de Ramón Rodríguez.

( Cartón control y cobro de las cuotas   a  los socios  )

Una de sus sedes  fue  el lugar conocido como la cancha de paletilla , trasladándose luego bajo la presidencia del Dr.Panutto , al domicilio de este en Avda. Urquiza.

En  lo  que hace a la vida deportiva, el club en su corta pero fructífera trayectoria utilizó distintos predios como campos de juego, siendo la primera cancha un terreno propiedad de Chiardola en el lugar que hoy se encuentra asentado el barrio MUPER.

( FOLLETO PROGRAMA DE FESTEJOS 6to. ANIVERSARIO AÑO 1950 CLUB SPORTIVO ARGENTINO DE VIALE )

También fue utilizada una cancha que se encontraba en el barrio Centenario precisamente entre las calles Saavedra , Belgrano y las vías del ferrocarril hacia el oeste.

Podemos mencionar, asimismo y entre otros, a quienes fueron los protagonistas directos del glorioso azul y blanco, muchos de los cuales ya no están entre nosotros: Américo Zaragoza; Gabriel D´Agostino; Justo Comas , Oscar D´Agostino; José María Sacks; Carlitos Bertoli; Paulino Rodríguez: Juan Coroño , Vicente Martínez; Raúl Albornoz; Juan Molina; Ángel Milone; José Aguirre; Pedro Sánchez; Roberto Muhr ,  Oscar Miró; Gallo y Cacho Amarillo.

Hasta aquí la historia. o lo que pudimos rescatar de ella. Ojalá que todos quienes leamos estos relatos, podamos agregar aquello que no está en la memoria popular y que dio vida al glorioso Sportivo Argentino, comenta en su libro   Juan Carlos Sack