Según fuentes confiables, en una vivienda ubicada en la zona céntrica de la  ciudad,  dos menores ingresaron a la misma y se llevaron una importante suma de dinero.
Al parecer uno de los jóvenes involucrados en el hecho, es hijo de una persona de confianza de la damnificada, por lo cual podría haber tenido algún conocimiento que esta persona guardaba este efectivo.
Cercado por las evidencias, fue este quien dio a conocer en detalle cómo se produjo el robo e involucró a «su compinche».
Vale decir que los menores se gastaron la plata, comprando indumentaria y bebidas. Ante esta situación, los padres de ambos jóvenes, se comprometieron a restituir a la damnificada el monto sustraído.
Informe : Rubén Daffar