En medio de los rumores que aseguraban que Wanda Nara esperaba su sexto hijo, la mediática abrió un nuevo foco de conflicto. Esta vez, por una desafortunada frase que subió en su cuenta de Instagram para comentar una foto de Mauro Icardi.

El futbolista publicó una serie de imágenes suyas en el Lago di Como, lugar donde están pasando vacaciones familiares, jugando con uno de sus perritos. Y si bien tiene restringidos los comentarios, sí pueden escribir quienes él autoriza.

En ese contexto se pudo ver una respuesta de Wanda a una de las fotos de su marido: «Quisiera ser ese perro y estar ahorcada abajo tuyo», escribió en alusión a lo que veía en esa imagen.

Más tarde hizo otra apreciación, aunque esta vez bajó el tono considerablemente. En lugar de decirle piropos que puedan generar polémicas, prefirió poner caritas que lloran y varios corazones, para describir el amor que siente por su pareja.