Como se sabe, la defensa ofreció un nuevo domicilio en el cual los hermanos Alexis Maximiliano y Brian Exequiel Siboldi cumplan prisión preventiva bajo la modalidad de arresto domiciliario. Tras el fallido intento de María Grande, se había propuesto una vivienda de Viale. Los hermanos junto al padre de ambos, Oscar Aníbal Siboldi, están sindicados de ser los autores del triple crimen ocurrido el 25 de mayo último en Bajada Grande.

En ese marco, la jueza Barbagelata dialogó este viernes con varios medios, entre ellos UNO, para aclarar algunos puntos de la situación. Lo primero que hizo la magistrada fue ratificar la prisión preventiva bajo la modalidad de arresto domiciliario para los hermanos Silboldi.

En ese marco, resaltó que aún no está definido el lugar por los acontecimientos por todos conocido. De esa manera, los dos muchachos permanecerán transitoriamente alojados en la cárcel de Paraná.

Barbagelata defendió su resolución: «El 27 de agosto se valoraron las posiciones de las partes y se resolvió la prisión preventiva bajo arresto domiciliario con tobillera electrónica que es una medida que garantiza que el proceso siga su curso como debe ser. Y ninguna de las partes impugnó la decisión».

«Lo que no puedo hacer es obligar a la defensa a decir qué domicilio debe o no debe solicitar», resaltó.

Pidió que se informe: «Los medios de comunicación deben informar este proceso, y en ese marco quiero decir que el que eligió los domicilios de María Grande o Viale, fue la defensa».

En ese marco, dijo: «la razón por la cual se dejó sin efecto el domicilio de María Grande fue por pedido expreso de la defensa de los hermanos Siboldi, dado que entendió que no era el ámbito adecuado».

Con respecto a las movilización, indicó: «Las valoro y respeto y siempre estamos atentos a lo que sucede, pero hay que decir que los domicilios fueron solicitados por la defensa. Además, los hermanos Siboldi no cuentan con ningún antecedente y los mismos son parte de una investigación por un hecho grave».

«Ellos hoy gozan del principio de inocencia, y en ese marco se les dictó la prisión domiciliaria», recalcó para manifestar: «Hay que escuchar, respetar y estar atentos a toda manifestación popular que sea pacífica. Hay distintos poderes del Estado que deben estar alertas. Pero no escuché que nadie dijera que la prisión preventiva domiciliaria esté mal otorgada».

Informó finalmente que la defensa pidió «que se los mantenga en la Unidad Penal hasta que se ofrezca un domicilio adecuado».

Por último la jueza, hizo saber: «Tenemos que reflexionar, porque un juez no puede cambiar de decisión porque se presenten manifestaciones populares. Como ciudadanos debemos ser mesurados en nuestros pedidos y saber los efectos que podrían tener que las cosas sucedan como las pretendemos»