Dos ciudades de Paraná Campaña se vieron conmovidas por un grave hecho delictivo que alarmó a todos. Tras el intento de rapto de una chica de 14 años el viernes en Viale, que no se consumó por la resistencia de la víctima pese a ser fuertemente golpeada, el acusado fue beneficiado con el arresto domiciliario en Tabossi. Al repudio del primer hecho siguió una movilización el lunes a la noche para reclamar que el hombre vaya a prisión. El cuestionamiento a la Justicia se acentuó al conocer que el imputado tiene otras causas por abuso sexual, aún en trámite, y seguía libre.

UNO dialogó con Carlos, el abuelo de la adolescente atacada, quien recordó el episodio, refirió cómo se encuentra y expresó que la familia aguarda que la Justicia actúe como corresponde y resuelva el conflicto ante la gravedad del hecho.

“La situación que estamos viviendo, por supuesto como cualquier familia se vive mal, porque no estamos acostumbrados y menos en una ciudad como esta, que ocurran estas cosas. Lo triste es que nos encontramos con un depravado con antecedentes y seguía en libertad, porque la gente común cree que esta prisión domiciliaria es una manera de sacarse de encima el problema y mandarlo a otro lugar. Debería ser tutelado por el Estado, pero como el Estado tiene las prisiones hacinadas, lo mandaron a Tabossi y se enteró todo el mundo”, contó Carlos.

A la movilización realizada el lunes por la noche, pese a las bajas temperaturas, asistieron muchos vecinos de Tabossi y también de Viale.

Acerca de la intención de la familia en la causa, el abuelo de la víctima expresó que buscarán una solución no solo por este hecho sino por otras posibles víctimas: “Esto va a llegar hasta donde podamos llegar, nosotros estamos detrás de que se logre una ubicación y una tutela de la persona para que no ocurra otro caso de estos, porque esto le pasó a mi nieta, pero hay un montón de nietas mías que no son de sangre pero en los pueblos ves que los chicos y las chicas van caminando o están en la plaza, y están a expensas de que estos degenerados cometan esas cosas”, expresó.

“Por otro lado, digo con conocimiento de causa que las atenciones primarias se toman de tal manera pensando que la víctima es la causal de lo que pasa y acá estamos hablando de una criatura y un tipo de 30 años con antecedentes. Agradecemos a Dios que había un chico que la estaba esperando y vio todo”, dijo Carlos, y lamentó un episodio que evidencia la falta de conciencia en la sociedad sobre este tipo de hechos: “Como el chico lo corrió (al agresor) tuvo que ir al club para llamar a la Policía. La gente de un club social como lo es el Viale Football Club, dijo que no se querían meter en esas cosas. Gracias a Dios mi nieta se defendió como una gatita, porque el físico es pequeñito, no logró meterla adentro del auto porque la iba a sacar del pueblo. Las violan y las matan, después estamos buscando un cuerpo, y nos rasgamos las vestiduras de cómo pasó esto o lo otro”, dijo.

Respecto de los antecedentes del acusado, Carlos comentó que en Viale muchos lo conocen y se sabe de otros hechos que ha protagonizado, como el ataque a una mujer que practica atletismo y ha logrado manosearla, la sometió y le robó el celular. “En este caso no fue el celular de mi nieta lo que nos interesaba, la idea de él era levantarla en el auto, porque agarró el teléfono cuando a ella se le cayó y escapó”, afirmó.

En este sentido, la familia espera que el hecho no sea tipificado como un robo o un hurto del celular, sino como un intento de secuestro o de abuso, que a las claras era la intencionalidad del atacante.

“Fue en pleno centro, y el padre de ella que es mi hijo la llevó a la casa de su amiga, nunca anda sola, siempre la lleva alguien, vivimos detrás de ella cuidándola y llevándola, entonces eso da la pauta de que es una chica controlada y protegida, cómo sería si fuera una chica que no tiene esta protección”, interrogó Carlos, y agregó: “Mi nieta está golpeada, muy dolorida, con tratamiento médico y psicológico. Hicieron media cuadra arrastrándola, y gracias a Dios una persona abrió la ventana y comenzó a sentir el ruido de la discusión y los gritos, por lo que desistió”.

Las consecuencias del ataque evidencian que no fue un simple forcejeo para ingresar a la chica al vehículo: “Está toda lesionada, tiene dos golpes fuertes en la cabeza, la ahorcó, está marcada con equimosis en el cuello, en el cuerpo, la rodilla hinchada, no puede ni caminar”, contó Carlos.

Respecto del acusado, que vive en el barrio Centenario de Viale, dijo: “Tiene varios antecedentes, hay dos de las cuatro o cinco denuncias en firme que la Fiscalía debe rescatar para formar el expediente y pasar a ser un medio de prueba”. Además, no se descarta algún cómplice en el hecho: “Nuestra nieta asegura que estaba solo en el auto, pero cuando lo detuvieron estaba con otro hombre”, contó Carlos.

Acerca de las expectativas en el proceso judicial y la polémica medida que el fin de semana causó zozobra en Tabossi, Carlos sostuvo: “La familia está convencida de que va a seguir adelante hasta conseguir alguna resolución final de la Justicia, nosotros somos de esperar la Justicia, ojalá que llegue. Yo siempre consideré que no hay que cambiar el lugar del problema, sino atenderlo y resolverlo de la mejor manera posible. Este es un hecho grave, que no solo le puede pasar a una criatura, sino también a una persona grande, a una mujer, un hombre, estamos entrando en una situación difícil en Viale, la gente se sienta en la puerta todavía, no es como en Paraná que uno anda cuidándose y tiene que conocer los lugares donde se desplaza. La gente tiene la costumbre de vivir tranquila porque todavía nos denominamos pueblo”, finalizó el abuelo de la víctima.