A partir de las muestras ingresadas al Laboratorio de la CACER, los valores promedio de proteínas y materia grasa están en 37.61% y 22.34% en la campaña 2018/2019. Los datos se diferencian de la campaña anterior donde arrojó valores de 38.48% y 22.24% para contenido proteico y materia grasa, respectivamente.

Según el reporte preliminar, dadas las condiciones del cultivo especialmente de soja de segunda, se observó un aumento del porcentaje de materias extrañas, algo de grano revolcado y además lotes con presencia de granos dañados, excediendo las tolerancias de las bases de comercialización. Estos lotes puntuales sufrieron problemas de implantación y condiciones adversas al momento de la cosecha.

A su vez, desde la entidad entrerriana informaron que un análisis de calidad comercial de la mercadería resulta beneficioso al momento de encarar la comercialización de la oleaginosa, en especial este año considerar el contenido proteico del grano.