Producto de un acuerdo entre el oficialismo y Cambiemos, se aprobó una reforma electoral que le permitirá al gobernador Gustavo Bordet separar las elecciones provinciales de las nacionales. Para que esto se concrete, antes del 11 de enero deberá emitir un decreto.

De ese modo, en abril del 2019 se podrían llevar adelante las PASO en la provincia y en junio las generales para elegir cargos ejecutivos y legislativos.

En conclusión, en 2019 los entrerrianos podríamos ir a las urnas cuatro veces: una PASO y una general para cargos provinciales, y una PASO y una general para cargos nacionales. Y habría una más, si se llega al ballotage.

¿A quién favorece y a quien perjudica este desdoblamiento? ¿Las elecciones implican un gasto o es ese un tema menor en función de la importancia de poder elegir a quienes nos representan?

Si bien la posibilidad del adelantamiento fue aprobada con el voto de las dos cámaras legislativas, la cuestión no terminó libre de polémica e incluso con algunos “chispazos” principalmente hacia el interior del peronismo.

Hubo quienes dieron lugar a sospechas respecto a esta reforma, dando a entender que responde a algún tipo de acuerdo con el Gobierno nacional.

Mientras tanto, bastante atrás quedaron todos los debates en torno a la boleta electrónica, la boleta única de papel y el fin de la cuestionada boleta sábana, la paridad de género, la incorporación de las minorías y el financiamiento de los partidos políticos, todos puntos más que importantes y que parecen haber quedado para otro momento.

El periodista Carlos Matteoda realizó un análisis, en el marco de la reforma electoral, en El Ventilador.

Al entender del periodista, “los legisladores peronistas votaron esta norma porque consideran que Bordet es el candidato más competitivo y en un escenario inicial, que no es el de hoy, pensaron que competir con la boleta encabezada por Mauricio Macri, para el sector del peronismo que es el de Bordet que no tiene candidato presidencial, era una situación difícil y por eso convenía separar”.

Respecto de los legisladores de Cambiemos, opinó que ellos “tuvieron un cambio de opinión en los últimos tiempos. Ellos lo explican diciendo `somos minoría, no podemos cambiar esto, y sí poner la fecha`. Hicieron un planteo que va más de acuerdo al espíritu de la Constitución: que la Legislatura ponga la fecha. A la vez también me parece que discutir acotado a la provincia, como están hoy las cosas, les puede servir”.
Bordet tiene hasta el 10 de enero para definir si aplica el criterio de simultaneidad para que las elecciones sean en conjunto con la Nación o separa, puso relevancia Matteoda.

¿Cuándo votaremos? Los entrerrianos podríamos llegar a sufragar cinco veces en el año. 

Las primarias serían el 14 de abril; las generales, el segundo domingo de junio; la general sería a mediados de agosto. La primaria, en tanto, sería el 20 de octubre, además de un eventual ballotage, con lo que llegaríamos a las urnas, cinco veces.

Ante la consulta, Matteoda entendió que “la ley `es de contexto`, pero siempre se discute el contexto. Bordet promete que si es reelecto, en el primer año, liberado de sospechas de que sea para él, va a discutirla a esta ley”.

En tanto, el periodista opinó: “Creo que el grueso de los diputados peronistas vota pensando en ellos, por la necesidad. Votaron la reforma electoral porque era lo que hacía falta. Yo entiendo que habrá que ver en enero si esto hacía falta, teniendo en cuenta la marcha de la economía actual”. Elonce.com.